Tras un enfrentamiento entre presuntos contrabandistas y miembros del Comando Estratégico Operacional (CEO) de Oruro, un adolescente de 16 años de edad fue encontrado sin vida a un costado de la carretera internacional Oruro-Pisiga.

El informe forense confirmó que un disparo certero provocó el fallecimiento del menor de edad. El Ministerio Público inició las investigaciones por el delito de homicidio. El cadáver fue hallado por sus progenitores a un lado de la carretera que conecta a Bolivia con Chile.

Según el cuadernillo de investigaciones, el padre del del ahora fallecido recibió una llamada telefónica, se trataba de otro adolescente, quien les dijo: “Doncito, te tengo malas noticias, los militares nos han baleado, tu hijo está muerto. Anda a recogerlo. Lo hemos dejado cerca a Pagador”.

FORENSE

El examen forense refleja que el adolescente murió a consecuencia de una herida mortal producida por un arma de fuego que ingresó por la espalda y salió por el pecho. En el lugar se recolectaron varios casquillos de armamento militar, explicó el fiscal Aldo Morales Alconini.

También señaló que una de las hipótesis que se maneja es que el adolescente se hallaba participando en la introducción de mercadería de contrabando o vehículos ‘chutos’ y fue interceptado por los agentes anticontrabando, con quienes se habría registrado un enfrentamiento.

El fiscal señaló que la víctima no se encontraba sola y llegó a la zona en un vehículo.

Varias unidades especializadas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), peritos del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas (IITCUP) y el equipo multidisciplinario del Ministerio Público verificaron la escena del crimen.

“Hemos realizado los primeros actos de investigación, fruto de aquello es que mediante el IITCUP hemos procesado la escena del hecho, de la cual se ha podido colectar algunos casquillos de armamento de guerra, que ya fueron percutidos y otras (balas) que se encontraban aún intactas”, indicó el fiscal de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Vida, Alexander Casanova.

Deja un comentario