Archivo de la categoría: Opinion

4 de julio fundación de la ciudad de Tarija

Por: Prof. Marianela Espejo Riguera

La decisión del Virrey Toledo de manifestar y ordenar la fundación de una villa en el valle de Tarija está basada en las ordenanzas promulgadas por el Rey Felipe II en 13 de julio de 1573.

El Virrey Francisco Álvarez de Toledo, manda a fundar La Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa, a el capitán Luis de Fuentes y Vargas, con los principales objetivos de: consolidar la ocupación colonial en un vasto territorio; proteger la frontera de La Plata que sufría periódicos ataques de los chiriguanos; expandir la fe cristiana entre los pobladores y facilitar futuras comunicaciones con Paraguay y Tucumán.

Tarija se funda el 4 de julio de 1574, cuando llegaron los españoles al lugar se encontraron con que ya el lugar estaba habitado por un grupo de pobladores. Los primeros pobladores en llegar al valle fueron las tribus churumatas y tomatas, además fueron los primeros en no aceptar la conquista incaica. Las tribus churumatas fueron dispersados a la fuerza hacia los Andes, convertidos en poblaciones de mitimaes. Antes de su fundación el Virrey Álvarez se había dado a la tarea de enviar a su gente para iniciar la exploración de la villa y así llevar a cabo la fundación, fue así como el Virrey le había designado a Alonso Ávila Tesorero de la villa, mientras que   Vargas fue encargado de la fundación.   Fuentes acompañado de 45 españoles, al llegar al valle, encontraron una antigua población levantada por los conquistadores que trabajaron en la zona con anterioridad; esta población se conoce hoy como San Lorenzo o “Tarija la Vieja”. Pasaron más adelante, y a orillas del río que lo llamó “Guadalquivir” en recuerdo a su similar de Sevilla de donde era oriundo, fundaron la nueva ciudad. Luis de Fuentes fue nombrado Capitán y Justicia Mayor.

Tarija es la capital del departamento del mismo nombre; en la actualidad se constituye en una de las regiones que más aporta al país debido a su importancia hidrocarburífera hoy recodamos un homenaje a los 447 años de su fundación viva Tarija.

 (Recopilación de datos históricos Eduardo Trigo O’Connor d’Alarch, Historia de Bolivia Carlos D. Mesa Gisbert)

Las contribuciones de Cuba a la humanidad durante un año de pandemia

Eva Golinger

Estados Unidos ha mantenido un cruel e inhumano bloqueo a Cuba durante 59 años. En marzo, se realizaron caravanas y protestas contra el bloqueo en más de 50 ciudades de todo el mundo, incluyendo en el país norteamericano, demandando el fin de esta política anticuada e injusta contra la isla caribeña. Ahora, con la nueva administración demócrata del presidente Joe Biden, hay un clamor internacional para volver al proceso de la normalización en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, iniciado por el presidente Barack Obama, y a levantar el atroz bloqueo unilateral que no solamente ha fracasado en su objetivo de asfixiar y destruir a la Revolución Cubana, sino que también ha demostrado el ‘bullying’ despiadado de Washington.

Las autoridades cubanas estiman que el bloqueo estadounidense causa más de 4.000 millones de dólares en pérdidas económicas a Cuba cada año y ha causado casi 800.000 millones de dólares en daños mayores a la isla desde su inicio. Y el daño no solo es a Cuba. La Cámara de Comercio de Estados Unidos ha advertido que las sanciones contra Cuba causan pérdidas multimillonarias para las empresas estadounidenses, que tienen prohibido comerciar e intercambiar con la isla caribeña. Todo eso sin mencionar las consecuencias de restringir la libertad de 363 millones de estadounidenses y de violar su derecho constitucional al libre tránsito, ya que tienen prohibido viajar a Cuba como parte del bloqueo.

En un año de pandemia global, estas sanciones resultan ser aún más crueles, injustas y debilitadoras. Durante décadas, el bloqueo a Cuba ha obstaculizado la adquisición de medicinas y equipos médicos y sanitarios, poniendo en peligro la vida y la salud de millones de cubanos. En medio de la pandemia, esta situación se ha agravado, porque limita la facilidad de adquirir los equipos de protección personal y todas las otras necesidades para combatir a un virus con un alto índice de hospitalización y fatalidades.

No obstante, a pesar de esta realidad, Cuba no es el país que más ha sido afectado por el covid-19. Irónicamente, es su vecino y ‘bully’ del norte, Estados Unidos, el que ha sufrido la mayoría de las infecciones del mundo (más de 30 millones) y la mayoría de los muertos a causa del virus. Mientras Estados Unidos está de luto por sus más de 530.000 muertos durante el último año a causa del covid-19, y aún recuperándose de las enormes pérdidas económicas derivadas de las cierres y cuarentenas, Cuba ha logrado mantener un bajo índice de contagios, hospitalizaciones y fatalidades. Según cifras oficiales de las autoridades cubanas, hasta marzo 2021, Cuba había registrado menos de 70.000 infecciones y 408 muertos desde el inicio de la pandemia.

Durante la Presidencia de Donald Trump, el bloqueo contra Cuba se agudizó y todos los avances logrados por la Administración Obama fueron borrados. Trump implementó 240 nuevas sanciones y medidas punitivas contra Cuba durante su gestión, incluyendo 50 medidas adicionales durante la pandemia que directamente impactaron el sector de salud en la isla, causando daños por encima de 200 millones de dólares. Trump incluso volvió a colocar a Cuba en la lista estadounidense de países ‘patrocinadores del terrorismo’, simplemente para castigarla. Frente a este escenario, sufriendo por la escalada de agresiones desde Washington, Cuba hizo lo que siempre ha hecho: innovar, progresar, compartir, solidarizarse y colaborar.

Aun con todos estos obstáculos y hostilidades, Cuba envió 57 brigadas de especialistas médicos a 40 países del mundo, dando atención médica gratuita a más de 1,26 millones de pacientes enfermos con covid-19, principalmente en naciones pobres y en desarrollo. Pero, eso no es todo lo que hizo Cuba para ayudar al mundo durante este difícil periodo de mucho sufrimiento e incertidumbre colectiva.

Cuba lanzó una ofensiva contra la pandemia con la misma fuerza, compromiso, persistencia y solidaridad con la que ha combatido el bloque estadounidense. En Cuba, el sistema de salud pública, manejado a nivel comunitario, fue movilizado para realizar visitas diarias a casa para detectar y tratar casos de covid-19 e impedir su expansión. El avanzado sector de investigación científica en Cuba (y eso a pesar del bloque estadounidense) rápidamente comenzó a desarrollar y producir nuevos tratamientos para pacientes y también vacunas. El objetivo de Cuba no es solamente atender a su población con estos tratamientos y vacunas, sino compartirlos con el mundo.

A cambio, Estados Unidos y varios países europeos están activamente acaparando las pocas vacunas contra el covid-19 que han sido oficialmente aprobadas por la OMS y por múltiples procesos de prueba en decenas de naciones. Las grandes farmacéuticas en Estados Unidos también están presionando al gobierno de Biden para impedir el acceso a las patentes para las vacunas y castigar a otros países que intentan reproducirlas y usarlas para vacunar a sus poblaciones.

Está clarito: el capitalismo versus el socialismo. La indiferencia versus la compasión. La avaricia versus la generosidad.

En Cuba están desarrollado varias vacunas, de las cuales dos –Soberana 2 y Abdala– han avanzado a la fase III de las pruebas clínicas. Solo hay 23 vacunas en el mundo, entre más de 200 que están siendo desarrolladas, que han logrado avanzar a este punto. Y dos de ellas son cubanas. Ningún otro país latinoamericano ha desarrollado sus propias vacunas hasta ahora, solo Cuba. El país agredido y golpeado por la potencia más poderosa del planeta está venciendo, está progresando y lo está haciendo en nombre de la compasión, la solidaridad, la libertad, la vida y la humanidad.

Hasta el Washington Post ha tenido que admitir que Cuba está al borde del logro histórico de convertirse en el país más pequeño del mundo que ha desarrollado múltiples vacunas efectivas contra la COVID19: «Contra todo pronóstico, Cuba podría convertirse en una potencia de vacunas contra el coronavirus».

La intención de Cuba es llevar sus vacunas al mundo, de manera gratuita y universal. Su visión es una visión comunal del problema que estamos enfrentando todos. El covid-19 es un enemigo común. Debemos juntar nuestras fuerzas para derrotarla en conjunta. Cualquier otra manera estaría destinada a fracasar.

Lo que Cuba ha logrado hasta ahora es asombroso, más que todo para aquellos que siempre subestiman su capacidad de resistencia, persistencia, innovación, inteligencia y voluntad. Sin el bloqueo estadounidense, Cuba hubiese podido hacer muchísimo más. La pequeña isla es un líder mundial en la biotecnología. Ha invertido un montón en la ciencia y la tecnología, y ha priorizado el bienestar humano por encima del dinero y las ganancias. Es esa ausencia de capitalismo y avaricia que ha impulsado la innovación sin límites en Cuba.

Con todo lo que Cuba ha podido lograr durante casi 60 años de bloqueo estadounidense, imagínase ¿cómo serían sus contribuciones a la humanidad y a un mundo mejor si el bloqueo no existiera?

¡No más bloqueo contra Cuba!

El falso mito del esfuerzo en América Latina

Alfredo Serrano

¿Cómo le explicamos a una mujer que su salario está acorde a su esfuerzo tras trabajar todos los días de la semana, catorce horas seguidas, limpiando casas ajenas? ¿Cómo se lo justificamos a un joven que cada día se despierta a las 4:30 de la mañana para irse a trabajar a la construcción y regresar a casa por la noche? ¿Quién puede asumir que el salario es un fiel reflejo del esfuerzo?

El mito del esfuerzo en América Latina es una gran mentira, tanto desde un criterio de subjetividad como si lo miramos objetivamente en cifras.

En el imaginario de la ciudadanía latinoamericana existe una gran mayoría que no «se come el cuento» de que los altos ingresos vienen originados por el esfuerzo. Hay un claro sentido común latinoamericano a este respecto. Por ejemplo, en Argentina, según nuestra encuesta CELAG, cuando se pregunta cuál es el origen de la riqueza de las familias más adineradas, sólo el 15,1 % considera que se debe al esfuerzo. El resto cree que es un asunto de corrupción o de herencia. En Chile, México, Bolivia, Perú y Colombia, los porcentajes son muy parecidos (13,4 %, 21,7 %, 20,7 %, 19,9 % y 18 %, respectivamente).

Pero no sólo es una cuestión de subjetividad; lo que piensa la gente está en sintonía con lo que objetivamente acontece.

Esta falsa relación entre esfuerzo y riqueza queda absolutamente demostrada en el libro «El capital del siglo XXI», del economista francés Thomas Piketty. En ese estudio se concluye que la herencia es uno de los principales factores para estudiar la reproducción del modelo económico capitalista. Para él, el control de la riqueza se transmite en grandes proporciones por vía hereditaria. Es lo que Kathleen Geier denominó heiristocracy (gobierno de los herederos). Esta suerte de «capitalismo patrimonial», de alta concentración, condiciona definitivamente el devenir de la economía real.

Se espera que las 500 personas más ricas del mundo les entreguen a sus herederos la suma de 2,4 billones de dólares en las próximas dos décadas. Y a nivel latinoamericano el fenómeno es idéntico. Más de la mitad de la riqueza pasa de generación en generación sin verse afectada por nada ni por nadie. Por ejemplo, en un informe de la OCDE («¿Un elevador social descompuesto? Cómo promover la movilidad social») se destaca que en Colombia se necesitan al menos 11 generaciones para que un niño pobre deje de serlo. Más de dos siglos para salir de una condición heredada desfavorable, por mucho que se esfuercen. En Brasil se necesitan 9; en Chile, 6. 

El otro eje es la corrupción, que representa un significativo porcentaje del PIB en la región latinoamericana. Esta es la otra variable observada por la población para explicar la procedencia del dinero de los que verdaderamente tienen dinero. Al hablar de corrupción no sólo nos referimos a un asunto circunscrito exclusivamente a los políticos. Hay tanta o más corrupción en el sector privado. O, mejor dicho, en las grandes empresas, porque el valor de la corrupción a nivel de pequeña y mediana empresa es marginal.

Corrupción y herencia constituyen, definitivamente, el combo explicativo de buena parte de la riqueza latinoamericana. El esfuerzo es mayoritario, pero la riqueza no; está concentrada en muy pocas manos.

A veces, siento que nos pretenden imponer ese veredicto tan bien ilustrado en la viñeta de El Roto: «Prohibido ver lo evidente».

¿Qué es el amor?

José Pablo Feinmann

En un mundo dominado por el odio, no será acaso inútil hablar sobre el amor. Es lo que intentarán estas breves líneas.

El amor es la libre y apasionada enajenación de la libertad. Es libre porque es el compromiso que establezco con otra conciencia desde una situación sustantiva, lúcida, que nace desde mí y expresa mi autenticidad. Es apasionada porque no es un acto de la razón, o, al menos, no solamente de la razón, sino que exige el compromiso de las pasiones, y el compromiso del cuerpo, que las vehiculiza, expresándolas. En el amor mi libertad se enajena, porque toda relación de amor con otro ser implica una limitación de mi libertad absoluta. No obstante, es desde esa libertad absoluta que he decidido limitar mi conciencia entregándome a otro ser, que también se me entrega, y con el que establezco un juramento, el de amarnos, que nos limita a los dos, pero es también nuestra superación, nuestro ir más allá de nuestra condición solipcista, de nuestra soledad.

Amar no es caer, no es enceguecer, no es entregarse a la irracionalidad. Se ama con todo lo que somos. Nuestro amor se construye, se arma, se trabaja con la pasión, la inteligencia, la paciencia y el laborioso, arduo, cotidiano y deslumbrante conocimiento de la persona amada. Lejos de cegar, el amor es una fuerza de conocimiento. A nadie conoceré mejor que a la persona que amo, y a través de ese amor descubriré acaso las mejores cosas que ignoraba de mí. Y digo mejores porque somos mejores cuando amamos.

No busco el sometimiento de quien me ama. No quiero ser amado por una conciencia que se me somete. No quiero convocar su admiración, ni su deslumbramiento, ni nada que reduzca la dimensión de su ser auténtico, de su ser más valioso. Le doy lo que le pido. Le doy mi libertad a cambio de la suya. El amor es un pacto de dos libertades. Muchos le temen a esto. Creen que el pacto que implica el amor les hará perder la libertad. Pero la libertad está para usarla. Somos libres para, desde nuestra libertad, comprometernos, entregarnos. La más alta forma del compromiso y de la entrega es el amor, donde mi libertad se realiza y se enriquece con la libertad de la conciencia que se me entrega, libremente, para ser más plena junto a mí. No somos uno. Somos y seremos dos.

Nuestro pacto está alimentado por la cotidiana renovación del juramento. Nadie se condena a amar ni a ser amado para siempre. Nuestra libertad pone a prueba y fortalece nuestro juramento. Así, el amor es un trabajo cotidiano. Sé que el ser que me ama dejará de hacerlo si dejo de ser el ser de quien se enamoró. Esto no significa que ya no habré de cambiar, sino que hay un pacto esencial que deberá permanecer a través de todos los cambios y aun las sorpresas de la existencia. Cada día seré otro, porque eso me permitirá sorprender, enriquecer al ser amado. Pero, a la vez, cada día seré el mismo porque no habré de traicionar el juramento primero.

Hablamos, desde el primer día, un lenguaje que nos expresa a los dos. Ese lenguaje se habla con las palabras, con el cuerpo, con las ideas. Tiene la modalidad de la pasión, de la ternura, pero no de la violencia. Es único y existe porque lo he creado junto al ser que amo. No es un lenguaje cristalizado, sino un lenguaje que incorpora -cada día- palabras nuevas. Cuando ya no existan las palabras nuevas, cuando el juramento esencial se realice por medio de las viejas palabras, infinitamente repetidas, el juramento será una áspera cosa y no una vivencia lúdica y palpitante. Ahí, el amor habrá muerto. Y cada uno se recluirá en la libertad triste, inútil, estéril, de los solitarios. El trabajo del amor, del amor entendido como creación constante, es sofocar esa posibilidad, impedirla por medio de la razón, de la pasión, de la inteligencia y la libertad.

La maldita muerte

José Pablo Feimann

Hay un buen cuento de Borges que lleva por título “El inmortal”. Se trata, precisamente, de alguien que no puede morir, y ésta es su tragedia. “Con Homero nos despedimos a las puertas de Tanger. Creo que no nos dijimos adiós”. Entre los inmortales las despedidas son más que inusuales, imposibles. Todo instante, todo momento se repetirá en otro instante, otro momento. La inmortalidad vuelve insustancial la memoria. ¿Para qué recordar si seguramente volveré a vivir lo que dejé atrás? Corrijo la palabra “atrás”. No hay atrás, no hay delante, no hay temporalidad. El inmortal vive en un tiempo lineal. Las dimensiones del pasado dejaron de tener sentido. Y el futuro carece de dramaticidad. La palabra “adiós” no existe. Homero y el protagonista del cuento de Borges tienen una certeza inapelable: en algún momento se encontrarán de nuevo. Tienen la eternidad para que esto ocurra. De aquí que Borges escriba su texto más hondo: “La muerte o su alusión hace preciosos y patéticos a los hombres”. Somos preciosos porque cada instante es único. No se repetirá. Somos patéticos porque nuestra finitud arrasa con nuestros deseos de perpetuidad. Nadie es inmortal. Nacemos para morir. Y no estamos preparados para sobrellevar la pérdida, la ausencia.

Siempre es doloroso perder a alguien. Siempre es intolerable que un día no vamos a estar, que todo va a seguir sin nosotros. Como dice el tango de Gardel y Lepera: “Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando”. Es un dolor lacerante –para el que se queda, para el que sigue vivo y no muere- la pérdida del que se va. ¿Cómo todo sigue igual si el ser amado se ha ido? La muerte del otro nos deja siempre solos. Todo lo demás sigue su rumbo, el sol sale, la luna también, puede llover, puede hacer calor o frío, nada cambia. La gente llena las calles. Hace lo que todos los días: camina con prisa, mira su celular, habla, gesticula, ríe o la sombra de la tristeza se le dibuja en la cara. La tecnología comunicacional es un arma contra la muerte. Porque es un arma para no pensar. Sin embargo, cada pérdida nos abruma porque en la muerte del otro descubrimos o ratificamos nuestro propio fin. Somos radical, inapelablemente finitos. ¿Nunca más voy a ver a Horacio? ¿Nunca más voy a presentar un libro suyo? ¿Y a Juan, que vino a casa no hace mucho y me alentó para que saliera de un vacío existencial del que salí y se lo pude decir? Porque le pude decir, sí, que ya estaba bien y que él algo o bastante había hecho para que tal cosa ocurriera. Ahora no está. No le puedo decir nada. Se fue pronto, se fue joven, todavía estaba por darnos mucho de él. Como Horacio, que ya no desplegará la magia de su intelecto, de su erudición cercana a la sabiduría.

Hicimos, con Horacio, un libro. Se llamó “Historia y pasión”. Ahí tratamos el tema de la finitud. Partimos, claro, de Heidegger. Para este gran pensador antisemita y admirador de la “grandeza del nacional socialismo” el Dasein, el ser-ahí, está arrojado en el mundo, esta condición de ser-en-el-mundo conlleva la certeza de ser-para-la-muerte. Mientras vivimos lo hacemos en el modo del “aún no”. Aún no hemos muerto. Pero sabemos que la finitud es nuestro destino. Que en cualquier momento (porque la muerte me es siempre inminente) puedo estar muerto. Pero ni esto. Porque nadie está muerto. Morir es no-estar. Dejar de ser.

¿Acaso Horacio y Juan están? No están ni estarán jamás. Siempre tendremos el alivio de leer sus obras, de recordarlos con el amor y la culpa de haberlos sobrevivido. Se le atribuye a Charlie Chaplin una frase-consuelo: “Sólo hay algo tan inevitable como la muerte: la vida”. Otros dicen: “Hay que vivir de tal modo que nuestra muerte sea una injusticia”.

La muerte es siempre una injusticia. Nadie debería morir. Porque todos son irremplazables. No habrá más contratapas de Forn ni libros de Horacio. Dios es también un consuelo ante la muerte. Algunos tienen la suerte de tener fe. Esperan un Paraíso, una nueva vida, un Reino de los Cielos. No sé si Dios existe o no, no lo sé ni puedo saberlo. Pero mi sospecha sobre su desinterés por el destino humano crece con los años.

Como sea, sé que ni yo ni muchos otros olvidaremos ni fácil ni pronto a Horacio y a Juan. Gershwin murió a los 38 años. Schubert a los 32, Mozart a los 36, Mendelssohn por ahí. Hace mucho que no están. Pero sí, están. Cada vez que escuchamos su música están. Mueren los creadores, pero no sus creaciones. La condición humana debe ser heroica. El hombre es el único ser que no sólo muere, sino que sabe que muere. Sin embargo, sufrimos la muerte de los seres que hemos amado porque no nos resignamos a perderlos. Es una injusticia. La muerte, maldita sea.

Golpe del 2019 en Bolivia: un proceso penal ordinario permite justicia a Senkata y Sacaba

Por. Nelson Aguilar Rodríguez

Las falsas noticias o “fake news”, han infectado las redes sociales con memes, audios y videos descontextualizados buscan generar confusión en la población boliviana. Mientras que los corresponsables del golpe como la Sra. Añez, Sr. Meza,  Sr. Camacho y otros; buscan negociar, conciliar o desviar sus responsabilidades y por eso es necesario aclarar los hechos: 1.El golpe del 2019 en Bolivia comenzó el 21 de octubre, con el llamamiento a protestas hecho por Carlos Mesa, el accionar terrorista de grupos paramilitares dirigidos por Luis Fernando Camacho, el motín policial y la insubordinación de los mandos militares, hasta el derrocamiento del gobierno constitucional de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019. Luego siguió la conspiración entre Camacho, Mesa, Jorge Quiroga, Samuel Doria Medina y la jerarquía de la iglesia católica, con la conformación de un gobierno ilegal que usurpó el poder autoproclamándose presidenta de forma inconstitucional Jeanine Añez, el 12 de noviembre. Este gobierno golpista ordenó a los militares y policías disparar a mansalva contra la población ocasionando la Masacre de Sacaba el 15 de noviembre y la Masacre de Senkata el 19 de noviembre, en las que murieron decenas de bolivianas y bolivianos. 2.Es absolutamente falaz el argumento de la jerarquía católica y de Mesa en sentido de que la legalidad del gobierno de Añez radica en dos leyes: la 1266 del 24 de noviembre de 2019 y la 1270 del 20 de enero de 2020. Dejando en claro que esas dos leyes fueron aprobadas en un contexto de coerción y persecución, su aprobación es posterior a las masacres de Sacaba y Senkata, por lo que Mesa ha reconocido que ambas masacres deben ser juzgadas por la vía ordinaria. 3.Se debe continuar la investigación y el juzgamiento por vía ordinaria de todos estos hechos, en base a las denuncias presentadas por Lidia Paty, a la que se sumó la de Andrónico Rodríguez, presidente del Senado. Se debe convocar a que declaren en la Fiscalía todos los involucrados en el golpe: nuevamente convocar a Carlos Mesa, esta vez como investigado y no sólo como testigo que ha obstruido la justicia, a Luis Fernando Camacho y a su padre en la misma condición, a Jorge Quiroga, a Samuel Doria Medina, incluyendo a los representantes de la jerarquía de la iglesia católica que participaron en las reuniones en las que se conspiró para la conformación del gobierno golpista. 4.No corresponde abrir “juicio de responsabilidades” a Añez, pues ha quedado demostrado que nunca hubo una sucesión constitucional ni una transición democrática. Se trató de un golpe sangriento contra Evo Morales, una interrupción violenta del proceso democrático boliviano y la usurpación “ipso facto” del poder, una sedición contra todo el ordenamiento constitucional boliviano. Hacer un “juicio de responsabilidades” significa la aberración de darle constitucionalidad al golpismo y la sedición. Significa darles privilegios a los golpistas para que afronten un juicio. Significa traicionar al pueblo. 5. Se cae por la base el absurdo argumento de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) que afirma: “si el de Añez fue un gobierno inconstitucional significa que también el gobierno de Luis Arce es inconstitucional”. Luis Arce fue elegido en las urnas por el pueblo boliviano, en elecciones convocadas por ley aprobada en la Asamblea Legislativa Plurinacional. El gobierno democráticamente electo de Arce no tiene nada que ver con la usurpación ilegal e inconstitucional, impuesta por las armas, de Añez. 6.La demanda de Justicia es innegociable y menos con quienes fueron, junto con Añez y Murillo, coautores materiales e intelectuales de la sedición, la conspiración y todos los actos de violencia de octubre-noviembre de 2019. Alertamos que será un acto de traición al pueblo boliviano transar en la Asamblea Legislativa Plurinacional con Carlos Mesa o con Luis Fernando Camacho, con sus bancadas de Comunidad Ciudadana o Creemos. Esa negociación inevitablemente significará que se les otorgue impunidad y protección en la investigación de los hechos, cuando Mesa y Camacho fueron coautores del golpe.  7.Una vergonzosa negociación con los coautores del golpe puede conllevar una segunda traición al proceso de cambio: entregar a leales compañeras y compañeros (Leonida Zurita, Alicia Muñoz, Hugo Salvatierra, Juan Ramón Quintana, Alfredo Rada) que hace más de una década fueron procesados de manera absolutamente ilegal e injusta por la fiscalía controlada entonces por el adenista Mario Uribe. 8.Finalmente, frente a los discursos de “conciliación” que se escuchan incluso dentro de nuestro gobierno, hay que recordar que la reconciliación sólo será posible con la Justicia, y que no puede haber “consenso” con quienes asesinaron a nuestros hermanos en Sacaba y Senkata, con quienes quemaron la wiphala e hicieron gemir al pueblo durante los 11 meses que duró la dictadura. Si no hay justicia vía ordinaria, se vuelve a repetir la historia y nuevamente campearía la impunidad como en las dictaduras de Banzer, Natuzch, Meza y otros. Ninguna maniobra debe torcer la voluntad de un juicio a los corresponsables del golpe del 2019 en Bolivia.

LA LECTURA ES ESCENCIAL PARA EL DESARROLLO DE UNA BUENA MEMORIA EN LAS PERSONAS

PROF. JESÚS ALBERTO NINA Q.

Hoy en la actualidad con las nuevas tecnologías  de comunicación e información, la forma de vivir se nos han hecho  más simple, y con el desarrollo de nuevas aplicaciones; que nos facilitan realizar varios tipos de lectura y otras potencialidades; pero por el contrario, esto tiene un perjuicio en los niños y jóvenes que en vez de aprovechar las lecturas que para su edad les parecerá aburrida y poco provechosas, usan las nuevas tecnologías para juegos que en ocasiones bloquean su pensamiento y otros conocimientos más.

La lectura es  un hábito de comunicación que nos permite ampliar el conocimiento y por ende el pensamiento cognitivo de cualquier persona, el leer nos permite construir con facilidad distintas ramas. Es importante que las niñas, niños y adolescentes lean mínimamente un libro  al mes; esta actividad permitirá estimular fácilmente la imaginación, creatividad y su función cerebral, así mismo ayuda a obtener un mejor vocabulario y buena memoria. Pero por otro lado, también  coadyuvara a conseguir un buen rendimiento académico en  cualquier nivel donde esté desarrollando y ampliando sus conocimientos, para esto debemos elegir un buen texto de lectura el mismo que debe ser adecuado para cada edad.

Por el contrario en estos tiempos de pandemia la sociedad en su gran mayoría ha dejado de lado este hábito, las niñas, niños y jóvenes en edad escolar no han sido la excepción,  o mejor ha sustituido los libros y textos por los celulares tablets, por dedicarse a pleno a ver la televisión y otros medios tecnológicos que a pesar de que conllevan sus pros y contras,  en la salud y la dependencia, es decir  que por un lado nos beneficia y acorta las distancias en informarnos y comunicarnos, por el otro nos volvimos dependientes de estos dispositivos. Se ha comprobado científicamente  que en la salud; la vista y el oído son los órganos  que pueden quedar más comprometidos en el uso permanente de estas tecnologías, también crea dependencia estrés y ansiedad cuando los extraviamos y preocuparnos por la información que este puede contener o simplemente por los contactos que tienen insertos en su memoria.

Por todo lo dicho  esperemos que esta opinión nos lleve a una reflexión profunda para seguir  leyendo. Nuestros amigos  los libros piden a  gritos que con ellos nos nutramos de conocimiento y que también nos guiaran por el camino del saber, no olvidemos que un país que lee, es disciplinado y tiene buena cultura y educación.

Masacre de San Juan, población minera y sus muertos – junio 1967

Por: Prof. Marianela Espejo Riguera

En el gobierno de Rene Barrientos Ortuño, quien en 1964 a través de un golpe de estado habría tomado el gobierno de Bolivia con una junta militar, quienes tenían el objetivo de desestabilizar la vida orgánica de los mineros, a través de decretos dictatoriales y represivos, se prohibieron los sindicatos, los partidos políticos y se declaran a los campamentos mineros como zonas militares.

En las minas volvía a vivirse un clima de agitación, los sindicatos demandaban la reposición de sus salarios, libertad para sus dirigentes apresados y confinados, además de fijar una posición en torno a la guerrilla encabezada por Ernesto Che Guevara, durante la noche del 23 y la madrugada del 24 de junio de 1967 mientras los mineros y sus familias celebraban San Juan, con ponches y fogatas, tropas del Ejército Ranger mandados por Barrientos atacaron el campamento minero.

Los militares lograron reducir al movimiento obrero, y acribillar a los dirigentes que se encontraban en la radio la voz del minero. La matanza duró varias horas bajo el sol del 24 de junio. Los muertos se desangraban junto a las cenizas de las fogatas y los heridos acudían al hospital, mientras las madres, aterradas por los disparos y los gritos, intentaban calmar el miedo y el llanto de sus hijos. En medio del caos y el espanto, no faltaron los hombres que, en un intento desesperado por defenderse, se armaron de dinamitas y capturaron a algunos soldados, a quienes les despojaron de sus uniformes y les quitaron sus armas. Pero todo hacía suponer que era ya demasiado tarde para preparar una resistencia organizada.

Se perpetró una masacre que dejó una veintena de muertos y más de medio centenar de heridos.  Además, se procedió a la detención de los delegados al ampliado y varios dirigentes. Barrientos justificó la masacre señalando que los mineros no se habían reunido a discutir problemas sociales, sino para dar su apoyo a la guerrilla del “Che”.

San Juan no fue un choque entre dos fuerzas dispuestas a combatir.  Esta masacre en los campos y en la memoria de los mineros nunca será olvidada, nos dejaron un norte con una huella indestructible para conseguir mejores condiciones de vida para la clase trabajadora. (Recopilación de historia de Bolivia y Carlos D.Mesa Gisbert. 1967 a Sangre y Fuego de C. Soria. J. Pimentel. E. García )

167 aniversario del Colegio “Nacional San Luis”

Por: Soruco Jairegui Rodrigo Angel (Est. Colegio Nacional San Luis)

Ninaja Quispe Gisel Anahi (Est. ESFM “JMS”)

Choquellampa Llanos Ruth Noemy (Est. ESFM “JMS”)

La historia del colegio nacional San Luis inicia en el año de 1854. Es fundada por orden Celedonio Ávila un 1ro de enero entre las calles actuales: Juan Misael Saracho, Narciso Campero, Junín.

El colegio inicio con el nombre de Ciencias y Artes posteriormente fue cambiado al nombre que conocemos actualmente de colegio San Luis en honor al santo del mismo nombre, el santo de los jóvenes San Luis Gonzaga que fue un jesuita que murió joven.

El colegio paso por muchas odiseas como ser la guerra del pacifico, guerra del chaco en todo tuvo más protagonismo sirviendo como cuartel y hospital para los heridos. En ese tiempo dicho recinto fue tomado violentamente por el regimiento “15 de Infantería”, que vino de La Paz. (Cardozo, 2020)

Fue recién durante la presidencia del general Narciso Campero y del Congreso de 1880, considerado como uno de los más brillantes de la historia legislativa del país. Se autorizó mediante la Ley 1880 el restablecimiento de la enseñanza oficial secundaria. Hubo interrupciones por distintos factores. Pero fue el ilustre tarijeño Narciso Campero quien volvió abrir sus puertas en el año 1883, desde entonces se mantuvo en vigencia hasta hoy en día.

Al largo de su vida el colegio recibió muchas condecoraciones departamentales y nacionales en lo cultural y deportivo. El colegio Nacional San Luis siempre ha destacado. A lo largo de su trayectoria el colegio ha formado muchas bandas musicales, reconocidas también a nivel nacional y que han sido participes de diferentes eventos culturales entre colegios a nivel nacional.

A todo esto, añadimos que pasaron hombres de renombre por el colegio que se volvieron presidentes, hombres de bien para la patria, profesores que dejaban huella en los alumnos y en el establecimiento.Cuadro de texto: Foto-Gisel Ninaja/Colegio Nacional San Luis 2019

167th anniversary of San Luis National School

By: Soruco Jairegui Rodrigo Angel (Est. Colegio Nacional San Luis)

Ninaja Quispe Gisel Anahi (Est. ESFM “JMS”)

Choquellampa Llanos Ruth Noemy (Est. ESFM “JMS”)

The San Luis National School history begins in 1854. It was founded by order of Celedonio Avila on January 1st between the current streets: Juan Misael Saracho, Narciso Campero and Junín.

The San Luis National school began with the name of Sciences and Arts, later it was changed to the name that we currently know “Colegio Nacional San Luis” in honor of the saint and Jesuit San Luis Gonzaga the saint of the young people who died young.

During its transition the school suffered many odysseys such as the Pacific War, the Chaco War, in everything it had more prominence serving as a barracks and hospital for casualties because of the war. At that time, the school was violently seized by the “15th Infantry” regiment, which came from La Paz  (Cardozo, 2020)

It was only during the presidency of General Narciso Campero and the Congress of 1880, considered one of the most brilliant in the country’s legislative history. The Law 1880 was authorized to restore official secondary education. There were interruptions due to different factors. But it was the famous Narciso Campero from Tarija, who reopened its doors in 1883, since then it has remained in force to nowadays.

Throughout its life, the school received many departmental and national decorations in terms of culture and sports. The San Luis National School has always stood out. Throughout its history, the school has formed many nationally recognized bands that have participated in different cultural events between schools nationwide.

To all this, we add that renowned men passed through the school who became presidents, men of good for the country, teachers who left their mark on the students and the establishment.

La pandemia y el sentido del humor

Acerquémonos antes que nada a una pregunta fundamental ¿qué es el humor? Según el diccionario, el humor es una “disposición del ánimo, especialmente cuando se manifiesta exteriormente”.

Podemos decir entonces que el humor puede ser bueno, malo, agradable, desagradable, etc. En este articulo me interesa destacar el lugar del buen humor en términos del sentido del humor, de aquello que nos dispone el animo en condiciones optimas y de diversión. ¿Cómo sostener el buen humor en medio de una pandemia, con restricciones, aislamientos y distanciamientos?

El sentido del humor puede ser un recurso de extrema necesidad para poder paliar de algún modo las exigencias del superyo que nos ordena “gozar”. Gozar en el sentido más pleno y literal de la palabra. De algún modo, realizar una operación vía el humor nos reconduce a hacer deconsistir desde lo simbólico aquello que de la exigencia del superyo no podemos significantizar, no podemos explicar.

El humor tiene efectos subversivos y de la dignidad del humor obtenemos una ganancia de saber, ¿por qué? ¿qué podríamos ganar? Ganamos en tanto nos posicionamos desalienados a lo consistente que nos viene del Otro, se modifica en el sujeto su cosmovisión.

Frente a un real como lo es la pandemia, que en muchos sujetos puede operar como algo mortífero (ya sea desde su realidad fantaseada como desde su realidad objetiva) el sentido del humor comporta la operación de atravesar un discurso, resulta de allí un efecto de creación en el contexto de una situación que de por sí es angustiante, al menos. Este resultante conlleva una reescritura en el sujeto y por lo tanto un apaciguamiento del dolor; podríamos decir que a su vez le otorga al sujeto otra dignidad subvirtiendo su posición alienada a los mandatos del superyo, ya que es como si le hiciera “chiva calenchu”, se transforma porque el sentido del humor le está diciendo al sujeto que “el saber no sabe” pero el sujeto, con aquel acto creativo y subversivo del humor, se encuentra, parafraseando a Lacan, en su propio cuerpo con los “ecos del decir” que bien podría ser el efecto de ese buen humor: la risa.

Kundera, M. dice que el hombre utiliza la misma reacción fisiológica, que es la risa, para dos actitudes distintas: “Si de pronto a alguien se le cae el sombrero encima del ataúd, en una tumba recién abierta, el entierro pierde todo su sentido y nace la risa. Dos enamorados corren por un prado, tomados de la mano, riéndose. Su risa no tiene nada que ver con ningún chiste: es la risa seria de los ángeles cuando manifiestan su alegría de existir. Ambas modalidades de risa forman parte de los placeres de la vida, pero, llevados al extremo, también indican un apocalipsis dual: la risa entusiasta de los fanáticos-ángel, tan convencidos de su importancia en el mundo, que están dispuestos a colgar del cuello a todo el que no comparta su alegría. Y la otra risa, procedente del lado opuesto, la que proclama que nada tiene ya sentido. La existencia transcurre entre dos abismos: a un lado, el fanatismo; al otro, el escepticismo absoluto”.

Según Freud (1927), el humor es “liberador”, tanto como el chiste y lo cómico, y también lo nombra como “grandioso y patético” y que estos rasgos no se encuentran en otras áreas de la vida intelectual donde se produce ganancia de placer. Ubica además que allí triunfa el narcisismo porque hay una “inatacabilidad del yo”, claro está que en el campo del humor el Yo no es atacado, porque el Yo se rehúsa a sentir que el mundo exterior podría tocarlo, atravesarlo, angustiarlo, por eso obtiene ganancia de placer.

Digamos, de la mano de Freud, que el humor está emparentado con el chiste, el humor será la “contribución a lo cómico por la mediación del superyo”, de otras formas el superyo siempre es severidad y exigencia, pero con esta contribución a lo cómico el superyo tiene titilaciones de dejar un rato de lado su traje de amo severo. Y afirma: “el superyó, cuando produce la actitud humorística, no hace sino rechazar la realidad y servir a una ilusión. Pero atribuimos un valioso carácter –sin saber muy bien por qué– a este placerpoco intenso, lo sentimos como particularmente emancipador y enaltecedor.” (Freud, 1927, p. 158).

Sentirlo como emancipador y enaltecedor nos lleva a la categoría de la dignidad de la que hablaba al comienzo, vía el humor el sujeto se emancipa, se desaliena de ese rasgo tan característico y sufriente que es propio de la exigencia del superyo. Harto conocida es la frase que dice “tragedia más tiempo igual comedia”, cuando el sujeto puede comenzar a reírse un poco más, a tener sentido del humor, de los apremios de la vida, deliberadamente llega a sentirse más aliviado, emancipado. ¿De qué se emancipa, de qué se libera? De las ataduras y amarres exigentes del superyo que le impone mandatos e ideales.

Durante la pandemia, muchas veces es difícil divertirnos, transitar la humorada, reírnos, pero quizás tengamos que hacer el ejercicio o al menos liberarnos. Encontré en Instagram a alquien que sigo y se llama “memeterapia”, me parece una forma hermosa de hacer alguna otra cosa con tanto dolor. En otro artículo que escribí para Página 12 dije que los memes son una nueva forma de risa social, lo sigo afirmando. ¿Cuántos días y noches nos alegran los memes? ¿Qué sería de esta pandemia sin memes?