El abogado y ex secretario de Gobierno de la Gobernación cruceña, Vladimir Peña, afirmó que existe una crisis política extendida en Santa Cruz originada por el Movimiento Al Socialismo (MAS) con la detención del gobernador Luis Fernando Camacho. 

A esa crisis, señala que se suma la “incapacidad” de la tienda política de Creemos de no encontrar una respuesta por la situación que atraviesa el ente departamental.

Opinó que el proyecto Departamental de Regulación de la Ausencia Temporal e Impedimento Definitivo de la Gobernadora o Gobernador del Departamento De Santa Cruz, aprobada por la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) blinda la posición de Camacho y de los intereses políticos multisectarios “por encima el interés común de los ciudadanos”, de tener a una Gobernación que realice gestión. 

“En la práctica lo que hay es un gobernador simbólico emitiendo cartas y firmando papeles, un vicegobernador congelado desconocido con esta ley, y un gobernador que en la práctica es el señor Erik Morón”, sostuvo Peña en entrevista con EL DEBER.

Dijo que el desentendimiento entre Camacho y el vicegobernador Mario Aguilera llevó a tal extremo, en el que asegura que la gestión departamental cayó fuera del margen institucional con una persona que está ejerciendo, en la práctica, en función al “compañerismo”.

Peña justificó sus declaraciones mencionando que quien debería tener un papel preponderante y decisivo ante el encarcelamiento de Luis Fernando Camacho es el vicegobernador Aguilera, ya que es la única persona que tiene legitimidad democrática.

Denunció que el senador Morón pasa más tiempo en las instalaciones de Gobernación dirigiendo las reuniones que en la misma Asamblea Legislativa, según el «vox pópuli de los mismos funcionarios».

“Según dicen los mismos funcionarios, quien da órdenes en la Gobernación es el señor Morón. Hace una semana atrás el senador alardeaba de una carta que le envió el señor Camacho, creo que estas señalas son inequívocas”, acusó.

Finalmente recordó las declaraciones del asesor de Gestión de la Gobernación, Efraín Suárez, respecto a que Camacho no confía en Aguilera. Dijo que en el último encuentro de Creemos, el vicegobernador no fue invitado, lo que generó una muestra más de división.

EL DEBER intentó comunicarse con el senador Erik Morón para obtener una respuesta a las denuncias de Peña, sin embargo, no respondió al llamado. 

Su comunicadora, Marlene Callejas, dijo que el legislador tuvo una jornada llena de reuniones y que otra persona era la encargada de responder. 

Deja un comentario