El sospechoso fue pillado por el hermano de la víctima, quien detuvo al delincuente en el momento que escapaba a la parada el norte.
REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA
Una mujer y sus hijos, e hijas fueron víctimas de un yatiri falso, el sospechoso los dopo a todos, haciéndoles beber un líquido extraño que llevaba en una sobaquera tipo “tres plumas”, en un domicilio ubicado en el barrio Nuevo Amanecer, en horas de la noche del lunes. Una vez que vio a todos perder la conciencia les robó la suma de Bs 17.600 ahorrados.
De acuerdo con lo informado por fuentes policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), se conoció de este escalofriante suceso ocurrido la noche de ayer lunes en el barrio Nuevo Amanecer, de donde tras lograr su cometido, el falso curandero tomó un taxi y se fue feliz de haber logrado todo lo que había planificado.
“En horas de la noche los hermanos de la víctima fueron a ver a su hermana, a quien encontraron inconsciente sentada en una silla, a la vez a sus sobrinos que también se encontraban dormidos profundamente, al acercarse a la madre de familia, esta le dijo que su plata, fue sacada y que atrapen al delincuente”, contó el informante.
En ese momento llamó por ayuda a otros vecinos, uno de ellos, era el chofer que había llevado hasta la parada al Chaco al sindicado, sin siquiera sospechar lo que este sujeto había hecho. Pero tras dejarlo, recogió a su hermana de la zona del Campesino, y en lo que la llevaba, recibieron un mensaje de sus vecinos contándoles del robo ocurrido en su barrio.
Este taxista se dirigió al lugar y fue hacia la parada el norte, y vio al sindicado, lo atrapó y este que llevaba el botín en una mochila negra, le ofreció 2 mil bolivianos para que lo suelte y deje escapar, pero la propuesta fue rechazada y lo retuvo hasta el momento que llegó la Policía.
De nuevo en el lugar de los hechos, la familia y vecinos querían que la Policía exponga al autor de este macabro hecho, situación que fue permitida al momento de trasladarlo de vehículo. Ahí fue increpado por los periodistas y solo atinó a decir en su defensa “yo estoy enfermo”.
El falso curandero fue llevado a dependencias policiales, desde donde será puesto a disposición de las autoridades judiciales.
“Lo tenía todo preparado y planificado, puesto que no era la primera vez que entró al domicilio de sus víctimas. De hecho, era la tercera vez que lo hacía, pero ahora venía con todo listo. Tenía el sahumerio, la coca, el alcohol, el carbón listo en una olla y hasta una cáscara de plátano en un sartén para su ritual”, refirió uno de los uniformados en el lugar.
El sindicado será cautelado este miércoles, una vez que fue imputado por este delito, siendo llevado a celdas policiales.

Deja un comentario