Manolo Rojas, abogado de Maximiliano Dávila, exjefe antidrogas, anticipó que su defendido solicitó brindar una conferencia de prensa desde la cárcel de San Pedro (La Paz) para revelar qué personas intervinieron para su captura.

Sostuvo que no fueron efectivos de la Policía Boliviana ni de la Fiscalía los que operaron para detenerlo, hace casi un año, en la frontera boliviano-argentina de Villazón y La Quiaca, cuando pretendía abandonar el país.

“El único derecho al que está limitado es la libre locomoción, no a expresarse libremente, eso es lo que hará el 16 de enero, quiere decir cómo ha vivido este proceso, cómo se han vulnerado sus derechos fundamentales, otro punto que quiere tocar es el fondo del proceso, detrás de su captura hay personajes que han actuado de forma irregular, que no eren efectivos de la Policía y menos de la Fiscalía”, dijo.

La aprehensión se produjo luego que se publicaran supuestos informes de la agencia antidrogas de EEUU sobre un proceso en contra del exjefe policial. En dichos documentos se demostraría supuestos vínculos con el narcotráfico.

Esperemos la conferencia, él tiene información reservada, ni siquiera yo la conozco, solo el margen a lo que se referirá, pero son cosas importantes”, remarcó el jurista en entrevista con Unitel.

Insistió que el documento que se menciona no existe. “No hay proceso, no hay recompensa de la DEA, él lo único que ha hecho es dar su vida por la lucha contra el narcotráfico, no se puede castigar a una persona que lo ha dado todo por el Estado Plurinacional”, remarcó.

Dávila fue el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en el Gobierno de Evo Morales, antes que este renunciara a su cargo en 2019. Un informe de la DEA lo menciona junto con un exmayor de la Policía, Omar Rojas, quien fue detenido en Colombia y señalado como supuesto jefe del tráfico de cocaína desde Bolivia.

Deja un comentario