El personal de Seguridad Penitenciaria del Centro de Rehabilitación Palmasola interceptó 160 litros de alcohol que estaban camuflados en botellones de agua que iban a ser ingresados a la cárcel el día de visitas. La sustancia era para un privado de libertad que iba a comercializarla.

“Durante la revisión diaria, periódica y constante del ingreso de víveres e insumos para la población penitenciaria, se evitó el ingreso de ocho bidones de agua de 20 litros (para un total de 160 litros) que en su interior contenían alcohol”, señala un comunicado de Régimen Penitenciario.

Se detalla que los 160 litros de alcohol estaban destinados a un privado de libertad del pabellón PC4 de Palmasola, quien con la ayuda de otros dos internos se iba a dedicar a la comercialización de la sustancia dentro del penal.

“Estas tres personas ya fueron aisladas y se realizarán más investigaciones para proceder a las sanciones correspondientes por ley”, se anunció desde Penitenciaria. Aunque no se dio detalles de quiénes intentaron introducir los botellones y si alguna persona está aprehendida por el traslado del líquido.

En la foto que acompaña la nota de prensa se observa que en un acople iban cargados los 40 botellones, que hasta tenían el sello de una empresa distribuidora de agua. No se menciona cómo llegaron hasta el recinto. Sólo se dice que se harán las investigaciones.

Deja un comentario