La falta de lluvias y altas temperaturas que se registran en Cochabamba y gran parte del país comienzan a genera más problemas en diferentes municipios y regiones. La laguna Alalay es una de las afectadas producto de esta escasez de agua.

Contaminada, sin agua y con olores nauseabundos, así se encuentra la laguna que se encuentra en la ciudad capital y que es uno de los atractivos turísticos más visitados.

La descomposición de microalgas, sumado a las altas temperaturas, produce fétidos olores, principalmente en la zona oeste del espejo de agua.

Los vecinos, deportistas, comerciantes y transeúntes de la zona lo han calificado como una “laguna de aguas negras”, ya que los malos olores se sienten en gran parte del lugar y afectan la libre transitabilidad. Además, aseguran, está afectando a su salud.

Sin embargo, la contaminación en la laguna es permanente debido a las conexiones clandestinas de alcantarillas y desagües que terminan causando un daño al espejo de agua.

La falta de precipitaciones pluviales también está causando que se desprendan los malos olores, ya que el agua desaparece y solo quedan charcos contaminados.

Los vivientes de la zona esperan una pronta intervención de las autoridades para que se pueda dar una solución al problema y salvar la laguna Alalay.

Deja un comentario