El expresidente y líder del MAS, Evo Morales, volvió a asumir una posición crítica en contra del Gobierno de Luis Arce, lo acusó por “dejar la situación de Bolivia en manos de Santa Cruz”. Mientras, en Potosí, Oruro, Cochabamba, Beni, Tarija y La Paz preparan protestas para exigir censo en 2023.

En el espacio radial de todos los domingos en la radio Kawsachun Coca, Evo Morales dejó de lado la tregua que tenía con Arce y volvió a atacarlo. Lanzó dardos a la forma en la que el Ejecutivo llevó adelante el diálogo del viernes en Cochabamba y aseveró que no tiene gabinete político.

“Yo tenía mucha esperanza en este encuentro del viernes, pero, otra vez (el Gobierno) deja en manos del Comité Interinstitucional o de Santa Cruz el censo nacional por razones técnicas. No puedo entender, hace falta un gabinete político, que tenga buena lectura política, no solamente para gestión política, sino para la acción política”, indicó.

“Dejar en sus manos, es dejar a toda Bolivia en manos de Santa Cruz. Con cuatro, cinco cruceños que dirigen el paro cívico. Es preocupante, por eso siento que Arce no tiene un gabinete político que lo acompaña”, aseveró Morales.

El analista Paúl Antonio Coca afirmó que “este conflicto desgasta a la gestión de Luis Arce, yo no tengo duda de que en su momento, Morales meterá en una misma bolsa a Arce y a Jeanine Áñez. Es más, echa leña al fuego enviando a sus sectores sociales para atizar el conflicto”, aseveró.

Por su parte, el experto en resolución de conflictos Gregorio Lanza dijo que Morales “busca evitar que haya diálogo. Si es que éste se acerca con la posibilidad de que el Gobierno ceda, lo va a criticar. Si es que se endurece y moviliza sectores para derrotar la movilización de Santa Cruz, es posible que también la critique, con tal de perjudicar a Arce”, aseguró.

Conflicto

Mientras tanto, seis regiones preparan reuniones y movilizaciones para apoyar la demanda cruceña por censo en 2023.

La presidente del Comité Cívico Potosinista, Roxana Graz, lanzó el viernes tras una multitudinaria marcha el anuncio de que esa región seguirá los pasos de Santa Cruz y convocó a los líderes cívicos del país para iniciar esta semana un paro a nivel nacional. De hecho, en Oruro se llevará a cabo este lunes un cabildo para definir medidas.

Primero se realizará la Caravana por la Dignidad Orureña, que terminará con un cabildo exigiendo que el Censo se realice en 2023. Los cívicos orureños y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) se reunieron el viernes para determinar medidas de presión que iniciarían esta semana, reportó La Patria.

El líder cívico orureño, Adolfo Camacho, lamentó que el Gobierno fracasó en su intento de solucionar este conflicto en la reunión del viernes, en Cochabamba, por lo que anticipó que unirán fuerzas con los cívicos de otras regiones. Dijo que las autoridades nacionales deben dejar la soberbia y empezar a escuchar a todos, no solo a sus sectores y organizaciones sociales.

La idea del paro nacional fue bien recibida en el departamento de Beni, ante la falta de soluciones al conflicto y la exigencia de que el censo se realice el próximo año. El presidente del Comité Cívico, Hugo Aponte, recordó que la región ya realizó un paro exitoso de 24 horas y que en esta semana se evaluará el siguiente paso, que sería una medida “más extrema”, que podría ser al menos de 48 horas o incluso el indefinido.

Lo mismo sucedió en Tarija, donde su líder cívico, Adrián Ávila, informó a este medio que se reunirán durante esta semana para asumir medidas ante la postura negativa del Gobierno a realizar el censo en 2023.

“El paro del pasado jueves en Tarija fue exitoso hasta que los grupos de choque del MAS llegaron con cuchillos a amedrentar a la ciudadanía. Ahora veremos la posibilidad de realizar un paro indefinido”, afirmó el cívico.

Cochabamba, la semana pasada, fue escenario de una masiva marcha convocada por el Comité Cívico. En la movilización participaron el Conade, comerciantes, transportistas, empresarios y otros sectores.

Tras la movilización denominada “gran marcha del civismo” se realizó una concentración en la plaza 14 de Septiembre, oportunidad en la que varios asistentes manifestaron asumir otras medidas, reportó Los Tiempos.

Tal como aconteció en la Asamblea de la Cochabambinidad, los cívicos plantearon que se “realice un censo oportuno y digital” el próximo año.

Para evaluar la medida, se ha establecido que la próxima reunión de la institucionalidad de Cochabamba será después de la fiesta deTodos Santos.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, informó que esta semana se convocará nuevamente a la Asamblea de la Paceñidad, para analizar el conflicto y para apoyar a Santa Cruz. Sin embargo, otros sectores como los cocaleros de Yungas anunciaron bloqueo de caminos desde el 1 de noviembre, ellos exigen la libertad de sus dirigentes encarcelados. Los maestros y los médicos seguirán movilizándose en la semana con demandas sectoriales, pero incluyeron en su pliego el censo de 2023.

Para Gregorio Lanza difícilmente el tema del censo se hará un conflicto nacional, pero madurará con otros temas como el de los cocaleros y la gestora de pensiones. Sin embargo, Paúl Coca alerta que el tema del censo ya es una protesta nacional.

Deja un comentario