REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA
Una joven estudiante de 17 años de iniciales Y. M. decidió acabar con su vida, al ingerir órganos fosforados (pesticidas) cuando se encontraba en su domicilio en Camargo, Chuquisaca. Este hecho ocurrió hoy, martes 25 de octubre.
La fallecida era oriunda de Tarija, dejó una carta póstuma dirigida a sus padres en donde explica los motivos que la llevaron a tomar esta drástica decisión.
“Mamá y papa perdón por quitarme la vida, perdón por todo yo compre veneno y tome, nadie tiene la culpa, todos los días he estado triste”, dice la misiva.
A la vez indica que durante varios días se encontraba muy deprimida, debido a un problema que se le presento, y el cual no pudo solucionar, por lo que derivó en que falte a clases desde que iniciaron las clases tras conclusión del periodo de vacaciones, por lo cual en estos días se enteró que la aplazaron.
Causas
Los pensamientos suicidas pueden tener distintas causas. Con mayor frecuencia, los pensamientos suicidas pueden ser el resultado de sentimientos que no puedes afrontar cuando se presenta una situación abrumadora en tu vida. Si crees que no hay esperanzas en el futuro, puede que pienses, equivocadamente, que el suicidio es una solución. Es posible que experimentes una especie de estrechez de criterio donde, en medio de una crisis, sientas que el suicidio es la única salida.
También puede existir una propensión genética al suicidio. Las personas que cometen suicidio o que tienen pensamientos o conductas suicidas suelen tener antecedentes familiares de suicidio.
Niños y adolescentes
El suicidio en niños y adolescentes se produce como consecuencia de acontecimientos estresantes de la vida. Lo que una persona joven percibe como algo grave e insuperable, a un adulto puede parecerle leve, por ejemplo, los problemas en la escuela o la pérdida de una amistad. En algunos casos, un niño o un adolescente puede tener pensamientos suicidas debido a determinadas circunstancias de la vida sobre las que no quiere hablar.

Deja un comentario