Los edificios no se derrumban muy a menudo, pero cuando lo hacen, es catastrófico para quienes quedan atrapados dentro. Las catástrofes naturales, como los terremotos y los huracanes, pueden arrasar ciudades enteras, y para los equipos de búsqueda y rescate que intentan encontrar a los sobrevivientes es una tarea ardua.

Pero hay un rescatista improbable en entrenamiento: ratas.

El proyecto, concebido por la organización belga sin fines de lucro APOPO, consiste en equipar a los roedores con diminutas mochilas de alta tecnología para que ayuden a los servicios de emergencia en la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros de las zonas de desastre.

«Las ratas suelen ser muy curiosas y les gusta explorar, y eso es fundamental para la búsqueda y el rescate», afirma Donna Kean, investigadora del comportamiento y responsable del proyecto.

Además de su espíritu aventurero, su pequeño tamaño y su excelente sentido del olfato hacen que las ratas sean perfectas para localizar cosas en espacios reducidos, dice Kean.

Las ratas están siendo entrenadas para encontrar sobrevivientes en una zona de catástrofe simulada. Primero deben localizar a la persona en cuestión en una habitación vacía, pulsar un interruptor en su chaleco que activa una alerta sonora y luego volver a la base, donde se les recompensa con un premio.

Aunque los roedores aún están en las primeras fases de entrenamiento, APOPO colabora con la Universidad Tecnológica de Eindhoven en el desarrollo de una mochila equipada con una cámara de video, un micrófono bidireccional y un transmisor de localización para ayudar a los socorristas a comunicarse con los sobrevivientes.

«Junto con la mochila y el entrenamiento, las ratas son increíblemente útiles para la búsqueda y el rescate», dice Kean.

Más que ratas

APOPO lleva más de una década entrenando a perros y ratas en su base de Tanzania para la detección de minas terrestres y tuberculosis. Sus programas utilizan ratas gigantes africanas, que tienen una vida más larga en cautividad, de unos ocho años, en comparación con los cuatro años de la rata común.

Aunque el proyecto de búsqueda y rescate no inició oficialmente hasta abril de 2021, cuando Kean se incorporó al equipo, APOPO llevaba años intentando lanzar la idea, pero carecía de financiación y de un socio de búsqueda y rescate que lo apoyara. Pero cuando la organización voluntaria de búsqueda y rescate GEA se puso en contacto con APOPO en 2017 sobre la posibilidad de utilizar ratas en sus misiones, el equipo comenzó a explorar la idea.

Un componente clave para la misión de búsqueda y rescate era la tecnología que permitiera a los socorristas comunicarse con las víctimas a través de las ratas. APOPO no disponía de ella, hasta que el ingeniero eléctrico Sander Verdiesen se involucró.

Buscando «aplicar la tecnología para mejorar vidas» durante sus estudios de maestría en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Verdiesen hizo una pasantía con APOPO en 2019 y se le encargó la creación del primer prototipo de la mochila para ratas, para ayudar a los rescatistas a tener una mejor idea de lo que estaba sucediendo dentro de las zonas de desastre.

El prototipo consistía en un contenedor de plástico impreso en 3D con una cámara de video que enviaba imágenes en vivo a un módulo receptor en una computadora portátil, al tiempo que guardaba una versión de alta calidad en una tarjeta SD. Las ratas se mantenían sujetas con un chaleco de neopreno, el mismo material que se utiliza para los trajes de buceo.

Verdiesen voló a Tanzania para probar el equipo y dice que, al principio, las ratas «no sabían muy bien cómo manejarlo», pero se adaptaron rápidamente. «Al final, ya corrían con la mochila puesta, sin ningún problema», añade.

Grandes retos para una tecnología diminuta

Como las mochilas funcionaban «mejor de lo esperado», Verdiesen siguió perfeccionando el diseño incluso después de terminar sus prácticas, como voluntario.

Pero reducir el tamaño de la tecnología y adaptarla a las zonas de desastre no ha sido fácil.

El GPS no puede penetrar en los densos escombros y restos de los edificios derrumbados, dice Verdeisen. Una alternativa es la Unidad de Medición Inercial, un rastreador de localización que se utiliza en los tacones de las botas de los bomberos.

«Si estás caminando, tu pie va a estar quieto a cada paso más o menos… ahí es donde puedes recalibrar. Con las ratas, todavía no hemos encontrado eso», dice. Otros ingenieros están trabajando en proyectos similares, así que tiene la esperanza de que puedan encontrar una solución.

Verdeisen también está tratando de incluir más tecnología en la próxima versión, como un micrófono bidireccional, al tiempo que reduce su tamaño. Con un peso de unos 140 gramos, el prototipo pesaba el doble de lo que se pretendía en un principio, aunque Verdeisen afirma que el volumen era más bien un problema, ya que medía 10 centímetros de largo y 4 centímetros de profundidad.

«Las ratas caminaban contra algo que normalmente podían pasar por debajo, y de repente ya no pueden», explica.

Para hacerla «lo más pequeña posible» sin perder ninguna funcionalidad, Verdeisen planea integrar todo en una sola placa de circuito impreso, lo que liberará más espacio. Esta versión mejorada de la mochila debería estar lista a finales de este año, y espera que algún día pueda ayudar a los socorristas «a localizar a alguien que de otro modo no sería rescatado».

Roedores al rescate

Mientras tanto, en Tanzania, Kean está aumentando la complejidad del entorno de entrenamiento de las ratas, «para que se parezca más a lo que podrían encontrar en la vida real». Eso incluye la adición de sonidos industriales como la perforación para imitar las emergencias reales.

Hasta ahora, los resultados son prometedores: según sus observaciones, Kean dice que las ratas responden bien a las simulaciones cada vez más difíciles: «Tienen que tener mucha confianza en cualquier entorno, en cualquier condición, y eso es algo que estas ratas saben hacer por naturaleza».

Las ratas han sido manejadas por humanos desde su nacimiento y han sido expuestas a una variedad de entornos, vistas, sonidos y personas como parte de un «proceso de habituación», que hace que su exposición gradual a situaciones más extremas sea menos estresante, según Kean.

Como los animales son el centro de los proyectos y misiones de APOPO, el bienestar es una prioridad. Los animales se entrenan en sesiones de 15 minutos cinco días a la semana, y viven solos o con hermanos del mismo sexo en jaulas domésticas, que es también donde viven sus días una vez que se retiran de la vida laboral.

Con una dieta de frutas y verduras frescas, también tienen tiempo de juego diario en una sala de juegos construida a medida; aunque, para las ratas de búsqueda y rescate, el entrenamiento es muy similar, «solo que con un poco de dirección», dice Kean.

El programa aún está en desarrollo, pero Kean calcula que se tardará al menos entre nueve y doce meses en adiestrar a cada rata.

Para la siguiente etapa de entrenamiento, Kean dice que el equipo creará «niveles que imiten varios pisos de un edificio derrumbado» y se acercarán a «escenarios del mundo real». Una vez que las ratas se sientan seguras en entornos más complejos, el proyecto se trasladará a Turquía, donde se encuentra la sede de GEA, para seguir preparándose en entornos más realistas. Si esto va bien, las ratas podrían entrar en situaciones de la vida real.

Sin embargo, por ahora, Kean y el equipo de Tanzania se centran en conseguir que las ratas superen su primera fase de entrenamiento y, con suerte, que algún día salgan al campo.

«Incluso si nuestras ratas encuentran un solo sobreviviente en un lugar de escombros, creo que nos alegraría saber que han marcado la diferencia en algún lugar», dice Kean.

(Con información de CNN)

Deja un comentario