Más de 600 personas han muerto desde junio en las inundaciones más mortíferas de Nigeria en la última década, lo que por el momento ha obligado a 1,3 millones de personas a huir de sus hogares, según un nuevo informe de las autoridades del país. En 2012, las inundaciones dejaron 363 muertos y unos 2,1 millones de desplazados.

Desde el comienzo de la temporada de lluvias, muchas regiones del país más poblado de África han sido devastadas por estas inundaciones excepcionales, lo que hace temer a las autoridades nacionales hacia un empeoramiento de la inseguridad alimentaria y la inflación.

«Desafortunadamente, se han perdido más de 603 vidas» y otras 2.407 personas han resultado heridas en las inundaciones, dijo el domingo el Ministerio de Asuntos Humanitarios de Nigeria en Twitter.

El número de muertos ha aumentado «astronómicamente», ya que muchos estados de Nigeria no se prepararon para afrontar estas lluvias tan intensas, dijo el ministerio. Más de 82.000 viviendas y 110.000 hectáreas de tierras de cultivo también quedaron completamente destruidas, añadió el gobierno.

La temporada de lluvias suele comenzar en junio, pero las inundaciones han sido particularmente letales desde agosto, según la Agencia Nacional de Emergencias (Nema). A su vez, reportaron que se esperan nuevamente fuertes lluvias en Nigeria en las próximas semanas, lo que aumenta el temor de más daños.

La ministra de Asuntos Humanitarios, Sadiya Umar Farouq, ha pedido que se proceda a la evacuación de las personas que viven a lo largo de los ríos, especialmente en las regiones de Anambra, Bayelsa, Cross River, Delta y Rivers, ya que el riesgo de inundaciones es muy alto.

Particularmente, buena parte  África subsahariana está afectada por la crisis climática y muchas de sus economías lidian con las repercusiones de la guerra en Europa, entre Rusia y Ucrania.

En Nigeria, un país de unos 215 millones de habitantes, los productores de arroz advirtieron que las devastadoras inundaciones de este año podrían hacer subir los precios, ya que las importaciones de arroz están prohibidas por el gobierno del país para proteger e impulsar la producción local.

Según un informe conjunto publicado en septiembre por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Nigeria ya se encuentra entre los seis países del mundo que se enfrentan a un riesgo de altos niveles de hambruna catastrófica.

(Con información de la vanguardia)

Deja un comentario