“Tenía orden de alejamiento”, “siempre la golpeaba”, “era muy violento” y “por qué lo dejaron libre”, son algunas de las frases de los familiares de las mujeres que fueron asesinadas en lo que va del año por sus parejas o exparejas.

Estas frases de dolor e impotencia se reflejan de alguna manera en los registros que hoy en el Día de la Mujer Boliviana se recuerdan mucho dolor.

De los 74 feminicidios que ocurrieron desde enero hasta la fecha, el 90% de los agresores tenían antecedentes de violencia y golpearon con anterioridad a sus víctimas. Además, en tres casos los procesados son reincidentes, es decir que asesinaron a más de una víctima.

Sergio, el asesino de Jhenny, de 21 años, tenía dos denuncias por violencia intrafamiliar en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv). Según la hermana de la víctima, dos semanas antes de ser asesinada, la joven se había separado de su agresor porque ya no soportaba los maltratos físicos y psicológicos. El crimen se registró en mayo en el municipio de Quillacollo, en Cochabamba.

Este año se descubrió a tres autores reincidentes: Richard Choque y Arturo Ayllón salieron de la cárcel y volvieron a matar a mujeres. Además, un recluso por asesinato agredió a su esposa dentro de un penal en Chuquisaca hasta causarle la muerte. La víctima agonizó durante días en un hospital hasta perder la vida.

Pese a tener una sentencia de 30 años por matar a una joven en 2013, Choque salió de la cárcel en 2019 beneficiado por un juez y un consorcio de abogados y funcionarios. En sus días de libertad asesinó a otras dos jóvenes: Lucy e Iris. Además violó a decenas de mujeres. Este caso conmocionó al país y el Gobierno conformó una comisión para investigar casos similares.

El reporte periodístico dice que de los 74 feminicidios, la mayoría de los agresores tenían una relación amorosa con su víctima; 26 eran esposos o convivientes, 17 enamorados, nueve eran exparejas y tres familiares.

Además, 10 no tenían una relación amorosa con su víctima y nueve no fueron identificados.

Este año, los feminicidas cada vez son más jóvenes y muestran peores rasgos de crueldad. En los asesinatos de Karen, Vania, Wilma y Valeria, los feminicidas Rubén Urquiza Arias, Vladimir Irahola, José Luis Almanza y Jashiro Hayakawa, respectivamente, tienen 25, 21 y 27 años.

Ellos planificaron y cometieron los crímenes con mucha crueldad y saña, y nunca mostraron arrepentimiento.

Reducción de los casos

Del 1 de enero al 11 de octubre del año pasado, Bolivia reportó 91 feminicidios. En lo que va de la presente gestión, en un periodo similar, el país registró 74 crímenes de este tipo, es decir que hubo una reducción de 17 casos.

Este registro muestra también que de los 74 feminicidios de este 2022, el departamento de La Paz es el que más casos tiene, ya que registra 29 hechos de sangre

Le siguen Santa Cruz, con 18; Cochabamba, con 11; Tarija, con seis; Potosí, con cinco; Beni, con dos, una cantidad parecida a la de Chuquisaca, y Oruro con uno. Pando no reportó feminicidios.

Con información de: Página Siete

Deja un comentario