Entre las víctimas se encuentra una niña de 12 años que fue arrastrada de su cama. Un equipo con ocho tiradores tardó unas seis horas en neutralizar a la fiera

La policía india mató a tiros a un tigre apodado el “comehombres de Champaran” que ha matado al menos a seis personas, en una gran operación en la que han participado 200 personas, incluidos rastreadores en elefantes, según informaron las autoridades el domingo.

El gran felino había aterrorizado a los habitantes de los alrededores de la Reserva de Tigres de Valmiki, en Champaran, al este de la India, matando al menos a seis personas en el último mes, entre ellas una mujer y su hijo de ocho años el sábado.

Incluso antes de los dos últimos asesinatos, las autoridades habían calificado al tigre, al parecer un macho de tres o cuatro años, como “comehombres”, lo que significa que podía ser abatido.

Los anteriores intentos de tranquilizar al animal habían fracasado.

“Dos equipos se adentraron en el bosque con dos elefantes el sábado por la tarde y el tercero esperó donde creíamos que saldría el tigre, y allí disparamos cinco veces para matarlo”, declaró a la AFP el jefe de la policía local, Kiran Kumar.

Con los aldeanos locales golpeando contenedores de hojalata, el equipo -con ocho tiradores y unos 200 funcionarios del departamento forestal- tardó unas seis horas en completar la operación, dijo Kumar.

Los funcionarios dijeron que los grandes campos de caña de azúcar facilitaron que el tigre se mantuviera oculto y atacara a los aldeanos locales y a su ganado.

Entre las víctimas se encuentra una niña de 12 años que fue arrastrada de su cama el miércoles por la noche, según los informes.

Los habitantes de las empobrecidas aldeas que rodean la reserva en el estado de Bihar dejaron de salir por la noche después de que el primer ataque del tigre mutilara a un adolescente en mayo.

Pero “a pesar del miedo que nos acecha al tigre, no podíamos encerrarnos en nuestras casas porque necesitábamos alimentar a nuestro ganado”, dijo Ram Kisun Yadav, un aldeano local, al periódico Hindustan Times.

Los lugareños lo celebraron después de que el animal fuera finalmente abatido. “Fue una noche de insomnio para todo el pueblo. No dejamos de golpear los contenedores de hojalata para ahuyentar al tigre si es que se escondía cerca de nuestra aldea”, declaró el aldeano Paltu Mahato al Hindustan Times.

Los conservacionistas culpan a la rápida expansión de los asentamientos humanos en torno a los bosques y a los corredores clave para animales como los elefantes y los tigres del aumento de los conflictos entre el hombre y los animales en algunas partes de la India.

Casi 225 personas murieron en ataques de tigres entre 2014 y 2019 en la India, según cifras del gobierno. En tanto, más de 200 tigres fueron asesinados por cazadores furtivos o electrocutados entre 2012 y 2018, mostraron los datos.

India alberga alrededor del 70 por ciento de los tigres del mundo y la población de tigres se estimó en 2.967 en 2018.

(Con información de Infobae)

Deja un comentario