El ministro de Justicia, Iván Lima, lamentó este lunes que el expresidente y jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, pretenda violar la Ley de Imprenta y la Constitución al buscar identificar a quién filtró a EL DEBER el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sobre los hechos de 2009.

La autoridad nacional consideró “inaceptable, criticable, cuestionable e incomprensible” el comportamiento del dirigente cocalero, que el fin de semana lo acusó de divulgar el documento, atribuyendo esos datos a versiones que recibe de grupos de “contrainteligencia”.

“La información que dimos ayer, me parece que se actúa con absoluta irresponsabilidad con esas afirmaciones (del expresidente Evo Morales), creo que se desconoce la Ley de Imprenta y la Constitución, las primeras apreciaciones sobre este caso tienen que tener un respeto a la Constitución y a la reserva de fuente, no voy a entrar a una discusión o una polémica sobre algo que es objeto de claridad en materia de la Ley se Imprenta, ustedes (periodistas) tienen el derecho de revelar toda la información que consideren, pero yo no puedo, ni el expresidente, condicionarlos con afirmaciones que van a su trabajo periodístico”, afirmó.

En entrevista con ‘Influyentes’ de EL DEBER radio, el ministro manifestó que la actitud asumida por Morales es contraria a la Carta Magna y la Ley de Imprenta, que defienden el secreto de fuente y ratificó que se presentó un reclamo a la CIDH por la filtración del documento.

“Debo lamentar que se tenga esta situación que los involucre a ustedes (EL DEBER), pero definitivamente las afirmaciones generales, de afirmar que se tiene servicios de inteligencia paralelos a los estatales y que el pueblo informa, no son afirmaciones serias, son afirmaciones que no dicen la verdad y van contra la Constitución. Cuando alguien directa o indirectamente pretende violar la reserva de fuente estás actuando contra la Constitución y la Ley de imprenta, eso es algo que me parece inaceptable, criticable y cuestionable y definitivamente, viniendo de un expresidente, incomprensible”, remarcó.

Al igual que el procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, que en su momento fue abogado de Evo, el jefe del MAS pretende identificar a quien compartió con periodistas la documentación, hecho que fue repudiado por varios gremios periodísticos, considerándolo un acto de “desesperación” y que pretende desviar la atención de las vulneraciones cometidas en 2009.

Respecto a otras acusaciones en su contra, Lima cree que su lucha contra la corrupción, narcotráfico, legitimación de ganancias ilícitas y respeto a los derechos humanos incomodan a “algunas personas”, tal como la investigación sobre contratos pasados con una firma china.

“No puedo ver por compartimentos, si una empresa no hacía bien las cosas, presentaba formularios de declaración jurada y nunca pagaba -se ha recuperado ya 23 millones de bolivianos ahí-, compraba facturas de maquinaria de forma irregular. Tengo que revisar todo, desde que la empresa llegó al país y lo mismo en otros temas de transparencia o lucha contra la corrupción. Lamento que eso incomode a algunas personas, un combate serio contra la legitimación de ganancias ilícitas, si eso pone nerviosas a algunas personas, lo lamento, pero ese es el trabajo que debo cumplir”, ratificó el ministro.

Con información de: El Deber

Deja un comentario