Es la última sentencia por el asesinato de una muchacha y estará en Chonchocoro

Pena privativa de 30 años sin derecho a indulto, ese fue el fallo del Juzgado Tercero de Instrucción en lo Penal en contra del asesino serial, Richard Choque, quien asoló la ciudad de El Alto entre 2019 y 2021. 

Es la cuarta y última sentencia que recibe por la muerte de la última de sus víctimas. Estará preso hasta 2052 y no podrá beneficiarse de medidas sustitutivas como la primea vez.  

Richard Choque también se sometió a proceso abreviado en este último caso y por eso la sentencia fue leída por un juez de Instrucción y no por un juez de Sentencia. La familia del condenado intenta recobrar la libertad aduciendo su inocencia, su madre, su hermana y un pariente suyo fueron detenidos y acusados de complicidad.

En esta oportunidad fue sentenciado por el asesinado de Iris Choque Villca, una muchacha en edad escolar que desapareció de su casa en agosto de 2021. La víctima vivía en una de las laderas de la ciudad de La Paz, fue a una imprenta y su familia no la volvió a ver. Sus familiares recibieron llamadas que les pedían altas sumas de dinero y no pudieron conseguir.

En febrero de este año, su cuerpo fue desenterrado de la casa de Choque en la ciudad de El Alto y por eso sus familiares fueron detenidos acusados de complicidad porque no era posible que no se hubieran dado cuenta de lo que estaba sucediendo.

El asesino serial había sido condenado a similar pena en noviembre de 2013 por haber asesinado a Blanca Ruby Limachi, de 20 años. Inexplicablemente fue beneficiado con medidas sustitutivas por el juez Rafael Alcón.

En febrero de este año cayó en manos de la Policía acusado de suplantar a policías y militares para vejar a sus víctimas. Sin embargo, se descubrió luego que era un feminicida.

Su caso destapó el escándalo de consorcio de jueces, fiscales, abogados y policías para beneficiar a asesinos y violadores. Poco después que fuera capturado se descubrieron los cuerpos de sus otras víctimas; la segunda condena que recibió fue en marzo de este año por el asesinato de Lucy Maya Ramírez, de 17 años.

El cuerpo de la joven fue hallado en la vivienda de Choque, en la zona Ballivián, en El Alto.La tercera condena fue por el asesinato de su primo, Fidel Lecón, a quien victimó en 2011 y también estaba enterrado en una propiedad familiar. En todos los casos la condena fue 30 años sin derecho a indulto.

El fiscal del caso, Edwin Sarmiento, explicó que la ley penal boliviana no permite la acumulación de penas, pero sí la sentencia más reciente absorbe a las más antiguas, por tanto, esta última sentencia será tomada en cuenta para su reclusión en el penal de Chonchocoro.

Deja un comentario