El uniformado es acusado de cometer un robo agravado como autor intelectual, junto a un sargento primero, habrían planificado y contactado a súbditos argentinos y bolivianos especializados en robos agravados.

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Una banda de atracadores internacional fue desarticulada en el departamento de Tarija. Se trata de una organización que  se encontraba integrada por Julio C. J., con grado de mayor quien era comandante regional de la Policía en Bermejo, y el sargento primero Lindolfo Cardozo Delgado

El grupo criminal se denominada “Los Botudos” y lo conformaban ciudadanos bolivianos y argentinos. Fue desarticulada tras un robo agravado a una casa de cambios donde se sustrajeron $us 50 mil el pasado 21 de septiembre, informó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

En ese hecho participaron al menos dos integrantes de la banda quienes se dieron a la fuga en motocicletas e hirieron a un transeúnte con un disparo de arma de fuego. Posteriormente colisionaron contra un vehículo donde Alexander Clemente Lino, alias “Toto”, perdió la vida, mientras que Luis Daniel Condori, de nacionalidad argentina, intentó huir del lugar pero después fue aprehendido.

La investigación estableció que en el mismo atraco fue implicado el mayor Julio Castillo Justiniano, quien sería sindicado como autor intelectual del delito. El uniformado aprehendido era Comandante Regional de la Policía de Bermejo y hace un mes se encontraba cumpliendo similares funciones en el municipio de Entre Ríos.

“Queremos transformar a la policía boliviana y no vamos a tolerar que este grupo de personas estén utilizando un uniforme tan emblemático, tan sagrado como el de la Policía boliviana”, sostuvo del Castillo.

Además del mayor de la Policía, fue aprehendido el sargento primero de la Policía Lindolfo Cardozo, quien también formaba parte de la organización delincuencial y operaba bajo el alias de “Conejo”.

Dentro de la misma organización se detuvo a Diego Andrés Ibarra, alias Paulino, y de nacionalidad  argentina, quien era el principal cabecilla, y Franco Joasil Caba, alias «Alejo».

En total fueron aprehendidas cinco personas, de las cuales, cuatro guardan detención en la cárcel de Bermejo. El mayor de la policía aguarda su audiencia de medidas cautelares. Fue imputado por los delitos de robo agravado, tentativa de asesinato, asociación delictuosa, entre otros.

Deja un comentario