Las manifestaciones se intensifican tras el velorio de Masha Amini, donde hubo decenas de heridos por la represión policial. En valientes movilizaciones, las mujeres desafían las leyes islámicas

La muerte de una joven tras ser detenida por la Policía por no llevar bien el velo continúa sacudiendo este domingo a Irán con protestas, portadas de la prensa reformista dedicadas a la fallecida y peticiones de que se tomen medidas.

La joven Mahsa Amini, de 22 años, falleció el viernes a consecuencia del infarto y el coma que sufrió el martes en una comisaria de Teherán, donde estaba detenida por la llamada Policía de la moral por no llevar bien el velo, prenda obligatoria en el país persa.

Dos días después de su fallecimiento proseguían las protestas y las muestras de descontento popular.

“Mujeres, vida y libertad” entonaron este domingo un grupo manifestantes en la Universidad de Teherán por la muerte de Amini, informó la web de noticias iraní Ruydad 24.

Vídeos compartidos en redes sociales por periodistas iraníes mostraron a varias decenas de jóvenes marchando en la universidad capitalina entonando cánticos de protesta. Otros vídeos compartidos por internautas mostraron más protestas, pero su autenticidad no está verificada.

Esas protestas siguen a las que se produjeron el sábado durante el entierro de Amini en su ciudad natal de Saghez, además de en la capital y otros lugares del país.

Las autoridades iraníes confirmaron las protestas recientes durante el sepelio, donde hubo represión, detenidos y heridos. “En el funeral de Mahsa Amini no murió nadie y solo hubo algunos heridos leves”, aclaró a los medios iraníes el diputado de Saghez Behzad Rahimí. Según agregó, un herido “fue hospitalizado en el Hospital de Saqez tras ser alcanzado en los intestinos por balas”.

El grupo de derechos kurdos Hengaw dijo, sin embargo, que 33 personas resultaron heridas en Saqez.

El político afirmó que las fuerzas de seguridad usaron “perdigones” en las protestas causadas por “oportunistas”.

En las protestas en el entierro, muchas mujeres se quitaron sus velos en señal de desafío y protesta.

VELO OBLIGATORIO

El velo es obligatorio en Irán desde la Revolución Islámica liderada en 1979 por el ayatollah Ruholá Khomeini, quien declaró que sin él las mujeres estaban “desnudas”.

La prenda es omnipresente en las calles del país, donde es extremadamente raro ver a una mujer sin la cabeza cubierta, aunque muchas en realidad solo se tapan la parte de atrás de la cabeza, lo mínimo.

Las portadas de los principales diarios iraníes mostraron esa división en el país, con la mayoría de los periódicos conservadores con la imagen del líder supremo, Ali Khamenei, en primera plana, mientras que los reformistas la dedicaron a Amini.

“La humillante muerte de Amini”, tituló el reformista Etemad, que mostraba su tumba en una fotografía.

Este diario recordaba que “el descontento generalizado por las patrullas de la moral no es nuevo” y recopilaba otros casos similares del pasado.

El también reformista Armane Emruz pedía en su portada una investigación acerca de las actuaciones de la Policía de la moral y afirmaba que sus miembros no están formados. Por su parte, el periódico Aftab tituló en portada “Choque en Irán”.

A su vez, incluso el periódico moderado Jomhouri Eslami alertó por la “fractura social” que puede provocar el “comportamiento violento” de oficiales de policía.

El hashtag persa #MahsaAmini ha alcanzado ya 1,63 millones de menciones en Twitter.

“Mahsa está ahora más viva que nosotros”, aseguró el cineasta Asghar Farhadi, galardonado con dos Óscars a la mejor película extranjera. “Nosotros estamos dormidos, sin reaccionar ante esta crueldad sin fin. Nosotros somos cómplices de este crimen”, aseveró.

“Los cabellos de nuestras hijas están cubiertos por un sudario”, escribieron varios jugadores del equipo nacional de fútbol en una historia (publicación efímera) común en Instagram.

“Si eso son musulmanes, que Dios haga de mí un infiel”, afirmó Sardar Azmoun, delantero del Bayer Leverkusen.

La destacada activista Masih Alinejad compartió un video en el que varias mujeres se cortan en cabello y queman sus hijab en reclamo al régimen.

Amini era del Kurdistán, donde también hubo protestas el sábado, incluso en el funeral en su ciudad natal, Saqez. La Guardia Revolucionaria iraní lleva mucho tiempo reprimiendo los disturbios entre la minoría kurda.

El enfado de muchos iraníes comenzó cuando el jueves transcendió que Amini se encontraba en coma en el Hospital Kasra de la capital tras sufrir un ataque al corazón en la comisaria donde estaba detenida por la Policía de la moral por no llevar bien el velo.

La Policía rechazó cualquier responsabilidad en un comunicado y afirmó que la joven “repentinamente sufrió un problema del corazón”.

Además, las autoridades policiales publicaron un vídeo en el que supuestamente se ve a Amini cayéndose al suelo mientras habla con un agente en la comisaria, pero la familia no ha confirmado que se trata de ella.

Ante el descontento, el presidente de Irán, Ebrahim Raisí, ordenó una investigación para aclarar lo sucedido.

El régimen del ultraconservador de Raisí ha aumentado en los últimos meses la presión para que las mujeres cumplan con las estrictas reglas de vestimenta, con lo que el número de las las temidas furgonetas de Policía de la moral son más visibles que antes en las calles, al igual que las detenciones.

(Con información de Infobae)

Deja un comentario