Agencias

El gobernador del departamento, Oscar Montes Barzón, acompañado por su gabinete, presentó el Plan Operativo Anual (POA) 2023, del Gobierno Autónomo Departamental de Tarija (GADT), que fue aprobado por la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija y se envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional para su aprobación mediante ley.

Para la próxima gestión se tiene previsto que Tarija recibirá 530 millones de bolivianos por concepto de regalías por hidrocarburos, 624 mil bolivianos por regalías mineras y 200 mil por regalías forestales, mientras que por el Impuesto Especial de los Hidrocarburos (IEDH) recibirá 31 millones bolivianos y por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), 84 millones de bolivianos. A esto se suman 17.4 millones de bolivianos por ingresos propios, 18 millones por recursos en tránsito y 20 millones de caja y bancos, dando un total general de 702.8 millones de bolivianos.

“En una estimación inicial, antes que se conozca el nuevo factor de distribución el Ministerio de Economía nos dijo que Tarija recibirá 531 millones de bolivianos que es un 2% más que el monto que recibimos el año pasado, que fue de 518 millones, respecto a las regalías mineras y forestales hay un decremento del 25% que se traduce en 600 mil bolivianos. En el Impuesto Especial a los Hidrocarburos este año recibiremos 30 millones, mientras que el año pasado recibimos 38 millones, por lo tanto, son 7 millones de bolivianos menos que recibiremos y respecto al IDH este año recibiremos un 11% más”, explicó Montes.

La máxima autoridad ejecutiva del departamento informó que de este total el 25% se destinará a los programas creados por ley, es decir, 176.5 millones de bolivianos, mientras que para el pago de la deuda heredada de anteriores gestiones se presupuestó 116.6 millones (16.6%), para proyectos y programas de inversión 85 millones (12.1%), para gasto de funcionamiento 64.5 millones (12%), para las asignaciones creadas por ley se destinó 83.3 millones (11.9%), en las unidades de trabajo productivo se invertirá 55.8 millones (7.9%), para las unidades de trabajo social 55.6 millones (7.8%) y para las secretarias departamentales y subgobernaciones se destinó 45.4 millones de bolivianos (6.5%)

“176 millones de bolivianos se destinan al pago de cuatro programas sociales que fueron creados por ley, una de ellas es el Prosol que fue creado por ley nacional y otras tres leyes que son de carácter departamental, estos cuatro programas absorben el 25% de nuestro presupuesto, al pago de deudas destinamos el 16.6% que son deudas principalmente contratadas con la banca privada. Los proyectos y programas de inversión son prácticamente programas concluidos, algunos en curso y muy pocos nuevos que iniciaremos. Estamos por debajo de lo permitido en gastos de funcionamiento”, acotó el gobernador

De los programas creados por ley, 50 millones de bolivianos se destinan al Prosol, 42.4 millones a los municipios, 42.4 millones a las canastas alimentarias para los adultos mayores y para las personas con discapacidad y 41.6 millones para los ítems de salud que paga la Gobernación. Por otra parte, para el pago de la deuda se destinará 59.1 millones para El Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FDNR), 43.6 millones para la deuda con los bancos nacionales, 10 millones a otros acreedores y 3.9 millones para los bancos internacionales.

“La transferencia a los municipios ya no será solo a las alcaldías, sino a la cualquier institución que presente un proyecto y de hecho hay varias que están interesadas en administrar estos recursos. Sobre las canastas alimentarias, esto es un subsidio que hacemos pero hay algunas personas que no la necesitan, muchos de ellos sí necesitan, sobre todo en el área rural donde no hay jubilación o la gente mayor ya no puede trabajar, es hora de hacer un ajuste al igual que en el Prosol, no pedimos que se eliminen los subsidios, pero si queremos que sean más justos”.

El Gobernador dijo que para la próxima gestión se pagará por proyectos concluidos que se terminaron por las empresas constructoras pero que no fueron canceladas por los anteriores gobernadores, pero además varios de estos proyectos heredados son de competencia nacional que fueron absorbidos por la Gobernación de Tarija debido a malas decisiones de las anteriores autoridades. “Algunos de estos proyectos son injustificados y tienen sobreprecios muy notorios, pero debido a los contratos que firmaron los anteriores gobernadores no nos queda más que honrarlos”.

Montes dijo que entre este y el próximo año se terminará de ejecutar proyectos que llevan años sin avanzar como la conclusión del tramo Bermejo – San Antonio o el proyecto de aducción de agua para el mismo municipio. La autoridad añadió que la próxima gestión iniciará nuevos programas como la perforación de pozos, para lo cual se comprará nuevos equipos de perforación para todo el departamento.

El Gobernador anunció que se trabajará en la parte administrativa de los hospitales de tercer nivel en Tarija y Bermejo que junto al Instituto Nacional de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Drogodependencia y Salud Mental (Intraid), y el Banco de Sangre, reciben una subvención de 28 millones de bolivianos, pero se espera que tras el ajuste los dos hospitales generen sus propios ingresos. Lo mismo ocurre en el área de desarrollo productivo donde se espera que los regantes que se benefician con las presas existentes a los largo del departamento administren estos proyectos y generen ingresos que desahoguen el gasto de la Gobernación, por otro lado, Montes anunció que se respetará los ingresos que genera el fondo rotatorio del Programa de Conversión a Gas Natural Vehicular (GNV).

“Mucha de esta plata ha sido ya ejecutada pero es deuda de inversión, por lo tanto cuando pagamos la deuda no aparece en el Sistema como plata de inversión sino como el pago de la deuda y eso es una excusa para que algunos utilicen de manera política para decir que no estamos invirtiendo, lo  importante es que les estamos mostrando el detalle de donde se destinará la plata que llegará al departamento”, indicó.

Deja un comentario