El pasado miércoles se llevó adelante la sesión del concejo municipal para analizar la aprobación o no del POA municipal 2023, el cual ya tuvo cuestionamientos en el evento de socialización organizado por el ejecutivo municipal, el cual contaba con funcionarios y afines al alcalde que aplaudían y los del control social que reprobaban dicha acción, sin embargo lo más polémico se llevó adelante en el concejo municipal, lugar donde también se hicieron presentes los dirigentes de organizaciones sociales que no estaban de acuerdo con el concejo apruebe dicho documento y los afines a Irineo Flores que exigían que el ente deliberante termine aprobando el POA cuestionado.

En la oportunidad y con la nula presencia policial, los dirigentes se ofendieron verbalmente y casi terminaron a las piñas, en ese entendido la concejal María Antonieta Agüero gritó a los presentes que estaban haciendo líos que respeten el lugar y pidió al presidente del concejo que de continuar dicho comportamiento los haga desalojar y llame a la policía para poner orden, a pesar de la advertencia los allí presentes continuaron con los griteríos y exclamaciones de legalidad e ilegalidad en quienes dicen ser legítimos dirigentes de la FEJUVEBE.

Al tranquilizarse las aguas, se puso en consideración para su votación el tratamiento del POA, a decir del concejal del MAS, Never Vega Salinas, propuso que sea tratado por dispensación de trámite y voto de urgencia, argumentando que se tiene hasta el día viernes 9 de septiembre como plazo para presentar al ministerio respectivo, caso contrario se congelarían las cuentas de la alcaldía como sanción, postura apoyada por los concejales Abigail Cruz, igual del MAS, Gabriel Calapiña de Todos y Heber Arispe de Unidos, las concejales que no aprobaron y pidieron que vaya a comisión para su respectiva revisión, tomando en cuenta que existían sectores que observaban su contenido fueron María Antonieta Agüero de Unidos y Mirian Calisaya de Frente Para la Victoria.

Finalmente el mismo número terminó aprobando el POA 2023, lo llamativo de la sesión fue escuchar al presidente del concejo municipal, llamar la atención al alcalde Irineo Flores que estuvo presente, “señor alcalde, es la última vez que recibimos un POA  a destiempo, nosotros tenemos legalmente 15 días para revisarlo y analizarlo, sin embargo estamos sobre hora y no podemos hacer bien nuestro trabajo, también le recomiendo que no vuelva a llevar a funcionarios y afines para un comité de aplausos a eventos como la socialización, puesto que yo estuve ahí y vi que generó discordias”.

Deja un comentario