Miguel Ángel Garrido Salvatierra es uno de los dos pilotos detenidos en Paraguay. En la Contraloría figura como funcionario de BoA y la página del OEP afirma que es militante del MAS

Una de las dos avionetas bolivianas que fueron secuestradas con 440 kilos cocaína en Paraguay fue incautada en 2021 y estaba en posesión del Consejo Nacional Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), debido a que estuvo involucrada en otros envíos de droga a Brasil y Perú desde el año 2016, según denunció el diputado de Comunidad Ciudadana (CC), Jairo Jesús Guiteras.

La aeronave monomotor Cessna Centurión II, con matrícula boliviana CP-2769, fue decomisada ayer en la pista de aterrizaje denominada «Takuarembo”, ubicada en la compañía Arazape de la ciudad de San Miguel, que pertenece al departamento paraguayo de Misiones.

Por este caso, la Policía paraguaya aprehendió a cinco personas: Adolfo Osmar Sanabria Figueredo, de 38 años; Vicente Alcides Sanabria, de 49 años; Héctor Lorenzo González, de 30 años; José Abel Robalino Hakome (piloto), 29 años; y Miguel Ángel Garrido Salvatierra (copiloto), de 30 años. Estos dos últimos son de nacionalidad boliviana.

La audiencia cautelar de los dos bolivianos fue suspendida porque que Robalino está internado en el Hospital de Trauma de Asunción, debido a que fue herido de bala por los ocupantes de la segunda avioneta que cayó en el país vecino de Paraguay. Mientras que, Garrido fue derivado a la base del departamento antinarcóticos de la Policía Nacional paraguaya.

Militante del MAS y funcionario de BoA

El diputado de CC, Jairo Jesús Guiteras, dijo que Miguel Ángel Garrido Salvatierra figura como piloto activo de la empresa estatal Boliviana de Aviación (BoA) en la página de la Contraloría del General del Estado, por lo que anunció que pedirá un informe al Ministerio de Obras Públicas sobre la contratación de esta persona.

Además, la página oficial del Órgano Electoral Plurinacional asegura que Garrido, el piloto detenido en Paraguay por transportar 440 kilos de droga, es militantes del Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS –IPSP). Su residencia es el departamento cruceño.

La avioneta con matrícula CP-2769 que pilotaban Robalino y Garrido, la cual cayó en Paraguay, fue secuestrada por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en marzo de 2017, debido a que se descubrió que fue usada para enviar sustancias controladas a Perú y Brasil.

En esa ocasión, fue aprehendido el entonces capitán de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Yimy José Urzagaste Zabala, a quien se le secuestró 362,6 kilos de pasta base de cocaína, que pretendía llevar del parque Madidi del norte de La Paz al municipio de Roboré, en Santa Cruz.

Por este hecho el exfuncionario de la FAB fue condenado a 20 años de prisión y se lo vinculó con carteles peruanos que tenían laboratorios de cristalización de droga en el norte de La Paz, Pando, Beni y Santa Cruz, de acuerdo con los informes de inteligencia.

Fue así como el 10 de agosto de 2021, el Juzgado de Sentencia Décimo Primero en Materia Penal de la Capital paceña ordenó la incautación de la aeronave con matrícula CP-2769 y que pase a posesión del Conaltid, que es una institución que depende del Ministerio de Gobierno. Sin embargo, pese a ello esta avioneta fue usada para llevar casi media tonelada de cocaína a Paraguay.

“Yo me pregunto: ¿el Gobierno nacional está traficando droga en avionetas que le quitan a los narcos o tiene un acuerdo para devolverles las mismas avionetas que le quitan y que estos sigan traficando? Por ello, estoy pidiendo tres informes como diputado”, dijo Guiteras.

Además del informe solicitado al Ministerio de Obras Públicas, el diputado de CC también está pidiendo una explicación al Ministerio de Gobierno, que tenía bajo su poder el bien incautado a favor del Estado boliviano. La última solicitud la realiza a la Dirección General De Aeronáutica Civil (DGAC) para conocer si los dos bolivianos detenidos en Paraguay son pilotos profesionales.

Avionetas bolivianas iban a Uruguay

El jefe de antinarcóticos de Paraguay, Celso Paredes, informó a los medios de su país que los 440 kilos de cocaína que tenía la avioneta Cessna Centurión II con matrícula boliviana CP-2769 tenía como destino la República Oriental de Uruguay.

Sin embargo, previo a llegar a su destino, aterrizaron en la pista de aterrizaje denominada «Takuarembo”, ubicada en la compañía Arazape de la ciudad de San Miguel, que pertenece al departamento paraguayo de Misiones, donde fue interceptada por los agentes policiales la mañana del lunes.

Cuando se realizaba aún la requisa policial a la aeronave, otra avioneta boliviana aterrizó en el lugar para intentar descargar otro cargamento de droga, pero su piloto se percató del operativo e inmediatamente decoló realizando disparos a los agentes que se encontraban con los cinco detenidos del primer caso.

Fue así como el piloto boliviano José Abel Robalino Hakome fue herido de bala e internado en el Hospital del Truma en Asunción.

Horas después, la segunda avioneta, que tiene la bandera boliviana en la aleta trasera, fue encontrada incinerada en el silo de una exfábrica del municipio de San Isidro Labrador de Curuguaty del departamento de Canindeyú.

Según los testigos, un grupo de sujetos descargaron varios bolsos, aparentemente con sustancia controladas, y huyeron a bordo de motocicletas, luego de prenderle fuego a la aeronave para no dejar pistas.

Deja un comentario