Osmar Arroyo/El Andaluz

Durante la semana pasada diputados del Comité de Recursos Hídricos y Agua de la Comisión de Medio Ambiente realizaron una inspección en la comunidad de Agua Dulce en donde se registró el pasado 23 de julio la rotura del muro de un dique de colas, provocando que el desecho mineral se derrame hacia el río Tarapaya, aguas que van a dar hasta el río Pilcomayo.

El diputado por Comunidad Ciudadana (CC), Adrián Venga indicó que de acuerdo a la inspección realizada por legisladores nacionales no se estaría realizando la limpieza total por el desastre ambiental provocado en julio pasado.

Remarcó que se analiza junto a parlamentarios de Potosí y de Chuquisaca adherirse a la querella presentada en contra de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras de Potosí (Fedecomin) o caso contrario presentar una nueva denuncia.

El diputado indicó que se pudo evidenciar que aun quedan restos de la contaminación generada por la rotura del muro de dique de colas.

Los lodos que quedaron en el lugar podrían escurrirse con las primeras lluvias y agravar la contaminación del río Pilcomayo.

Los parlamentarios que realizaron la inspección en el lugar, verificaron que una sola maquinaria realiza el tapado del dique de colas afectado, según informa una nota en ANF.

El diputado Vega explicó que se adscribió a la comisión de Medio Ambiente y solicitó una copia detallada del informe de la inspección realizada en la comunidad de Agua Dulce en Potosí sobre la inspección al dique de colas.

 Mencionó que también se solicita información a la Gobernación de Potosí, a la Gobernación de Chuquisaca, a la Oficina Técnica Nacional de los ríos Pilcomayo y Bermejo (OTN-PB) y también a Cancillería para conocer la representación que hace el Estado sobre el tema, tomando en cuenta que la cuenca del Pilcomayo llega hasta Argentina y Paraguay.

Reiteró que se analiza la posibilidad de adherirse a la querella presentada en la Fiscalía de Potosí o presentar una nueva denuncia en contra de las cooperativas mineras por el desastre ambiental.

El diputado explicó que se generan dos tipos de contaminación, la primera cuando se produjo la rotura del dique de colas con las 13 toneladas de lodos (desechos mineros), en se momento se generó una contaminación a las aguas del río Tarapaya, que posteriormente van a parar al río Pilcomayo.

Señaló que la segunda contaminación y la que más preocupa es la sedimentada, cuando el lodo bajará hasta las aguas del Pilcomayo, todos los productos químicos y materiales que se usan en procesos mineros llegarán hasta las aguas de la cuenca.

Lamentó que no exista la maquinaria suficiente operando en el lugar, ni se tenga un plan estratégico de mitigación de los daños ambientales.

Por otra parte, indicó que existe preocupación por los estudios que se realizan, puesto que sólo un laboratorio de Oruro es el que esta autorizado para realizar este tipo de análisis sobre muestras de minería.

También dijo que las acciones dependen del informe que se presente por parte de una comisión interinstitucional conformada por ministerios de Gobierno, la Gobernación de Potosí y Fedecomin, todos con algún grado de responsabilidad por lo ocurrido en julio pasado en la comunidad de Agua Dulce.

Contaminación en el Pilcomayo

Existe contradicciones en cuando a los reportes que se dan por diferentes instancias sobre la contaminación en el río Pilcomayo por la rotura del dique de colas en Potosí.

Desde el Gobierno nacional, el viceministro de Medio Ambiente, Biodiversidad Cambios Climáticos y de Gestión y Desarrollo Forestal, Magín Herrera, el pasado 19 de agosto desde el Chaco en conferencia de prensa aseguro que resultados de estudios indican que no hay contaminación en las aguas del Pilcomayo por la rotura del dique de colas en Potosí.

El diputado Adrián Vega indicó que convocaron a la OTN a la Brigada Parlamentaria para conocer sobre la situación del Pilcomayo y dijo que les indicaron que era un hecho la contaminación en el Pilcomayo por la rotura del dique de colas.

Según Vega una ingeniera medio ambiental de la OTN les informó que la contaminación fue inmediata con todo lo que estaba disuelto de las 13 toneladas de lodo del dique de colas.

Indicó que en territorio de Tarija en el río Pilcomayo se tiene dos puntos, en Chuquisaca tres puntos y en Potosí entre 19 y 20 puntos analizados sobre la contaminación en cuanto a los metales pesados y no pesados.

Sobre la contaminación del sedimentado indicó que empezará a escurrir con las primeras lluvias, generando mayor contaminación en la cuenca.

Remarcó que la OTN también esta a la espera de un informe de la comisión interinstitucional en donde participa el Ministerio de Minería, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Fedecomin y la Gobernación de Potosí, todas las instituciones que de algún modo son responsables del daño ambiental.

El legislador nacional dijo que preocupa la transparencia de esos resultados, al tener una comisión interinstitucional conformada con instituciones que tienen algún grado de responsabilidad.

Lamentó que en el país no se generara si quiera una alerta naranja por lo ocurrido con el desastre ambiental.

Remarcó que ni siquiera se hizo recomendación a los habilitantes de que no se consuma agua del Pilcomayo ante una posible contaminación como se lo hizo en Argentina y en Paraguay.

Vega dijo que debido a que no se dieron las alertas necesarias tras el desastre ambiental, mucha gente continúa consumiendo agua del Pilcomayo y que esa situación tendrá un efecto nocivo en la salud de las personas.

El legislador nacional dijo que el pueblo Weenhayek fue el primero en evidenciar la contaminación en el río Pilcomayo.

Señaló que ya se tiene antecedentes en el pasado sobre la contaminación en el Pilcomayo por la actividad minera y sus efectos nocivos.

Afirmó que cuando algunas instituciones visitaron comunidades del pueblo Weenhayek se encontraron con la sorpresa de malformaciones que tenían algunos niños y bebés, sospechan que se debía al efecto nocivo por la contaminación minera, por los metales pesados y livianos.

Dijo que por esa situación que es totalmente comprensible que ahora se tenga preocupación en las familias del pueblo indígena.

La AJAM se conoce más por sus escándalos que por su trabajo

El diputado Vega indicó que en la comunidad de Agua Dulce operan alrededor de 70 cooperativas mineras, las que usan el dique de colas que sufrió la rotura de uno de los muros y generó un desastre ambiental.

Mencionó que el dique de colas tiene una capacidad de 126 toneladas, pero que existe una información extraoficial que de las 70 empresas que operan con actividad minera en la zona, la mayoría no cuenta con una licencia ambiental, ni autorización de la Autoridad Administrativa Jurisdiccional Minera (AJAM).

El diputado dijo que desde que comenzó la gestión del presidente Luis Arce Catacora, ha quedado al margen la actividad minera.

Lamentó que la AJAM sea más conocida por sus escándalos que por el trabajo que deberían cumplir.

“Se conoce a la AJAM por sus escándalos que por sus méritos”, apuntó.

Señaló que sorprende el grado de complicidad que habría sobre este tema, por parte de la institución nacional encargada de regular la actividad minera.

En ese entendido, informó que en la comisión de Medio Ambiente de Diputados también se convoca al ministro de Medio Ambiente y Agua para que presente un informe oral, para hablar con particularidad sobre el río Pilcomayo.

Deja un comentario