Página Siete

Expertos señalaron que este nuevo préstamo del BCB muestra que el Ejecutivo busca fuentes alternativas de financiamiento, ya que no cuenta con la liquidez necesaria para financiar la inversión pública.

El proyecto de ley de modificación del Presupuesto General del Estado (PGE) incluye un préstamo de 3.000 millones de bolivianos del Banco Central de Bolivia (BCB) a favor del Tesoro General de la Nación (TGN) para ayudar a la “reconstrucción de la economía nacional”, además incluye ajustes a las alícuotas del Impuesto al Consumo Específico (ICE) a las bebidas.

“Se autoriza al Banco Central de Bolivia otorgar un crédito extraordinario en favor del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, a través del Tesoro General de la Nación, por un monto de hasta 3.000 millones de bolivianos en condiciones concesionales, destinados a la reconstrucción de la economía nacional”, señala la propuesta de norma.

Al respecto, el analista financiero Jaime Dunn señaló que este préstamo evidencia la necesidad que tiene el Estado de financiar la inversión pública, cuyo nivel, de más de 5.000 millones de dólares, es uno de los más altos de la historia.

“La necesidad de financiar la inversión pública necesita de flujo, de recursos y esos recursos se tienen que obtener de algún lado. Se había presupuestado que el 45% de esos recursos iba a venir de deuda externa, pero seguramente como los créditos externos requieren de plazos más largos, se está recurriendo a lo más fácil que es deuda interna, entonces el BCB va a seguir emitiendo para prestarle al TGN”, expresó Dunn.

Por su parte, el economista y exdirector del BCB José Gabriel Espinoza indicó que la inclusión de este crédito de 3.000 millones de bolivianos evidencia que el Estado tiene problemas de liquidez para cerrar el año fiscal y que la programación establecida por el Programa Fiscal Financiero (PFF) y la Ley del PGE 2022 no se está cumpliendo.

“El gobierno tiene problemas de liquidez o está previendo que va a tener problemas de liquidez para cerrar el año fiscal, al mismo tiempo que gran parte de la programación fiscal que había establecido en PFF y en el PGE no se está cumpliendo, esto tiene que ver con algún grado de ineficiencia y también con un déficit estructural, que en el caso de los préstamos de liquidez puede atribuirse también a un problema de ingresos y egresos corrientes, dado que estos créditos deben ser cancelados en un plazo no mayor a un año”, explicó Espinoza.

Mayores alícuotas al ICEEn proyecto de modificación del PGE, además, incluye modificaciones a las alícuotas del ICE de bebidas, lo cual es visto por los expertos como una manera de impulsar la recaudación tributaria.

“Hay algunos datos que indican que el Estado va a generar mayor presión sobre el sector privado. En el proyecto de ley se incluye la modificación de los rangos del ICE. Esto significa una mayor presión para algunos sectores en las recaudaciones”, explicó Espinoza.

Las modificaciones en las alícuotas van del 0% al 25%, de acuerdo al proyecto de modificación del PGE.El diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Miguel Roca indicó que este artículo ha sido introducido en la norma “de contrabando”, ya que una modificación de las alícuotas requeriría una modificación a la norma tributaria.

“La norma introduce modificaciones a las alícuotas al ICE de las bebidas, no es en la modificación de la Ley Financial que se tratan estas cosas, estas modificaciones deberían tratarse en una ley tributaria, pero el gobierno tramposo está buscando sacarle más plata a la gente que consume bebidas alcohólicas y sin alcohol a través del ICE. La idea debería ser rebajar los impuestos indirectos”, agregó.

Recaudación y gasto corrienteEl PGE modificado reduce las metas de recaudación tributaria de 50.000 millones de bolivianos a, aproximadamente, 43.000 millones de bolivianos.

“Esto está demostrando que han sido muy optimistas en eso y eso se está reflejando también en un incremento de fiscalizaciones a nivel nacional por parte del Estado no solo de parte de impuestos, sino también de otras agencias reguladoras, que están subiendo sus niveles de fiscalización”, señaló DunnRespecto al gasto corriente, el PGE modificado establece un monto de cerca a 91.000 millones de bolivianos para sueldos, salarios y beneficios sociales, cuando antes se presupuestó 51.000 millones.

“El salto que se da en el gasto corriente es importante, sobre todo en la partida de sueldos y salarios, es un gasto significativo, esto implica también mayores necesidades del sector fiscal y obviamente la presión que va a sentir el sector privado para sostener esta administración pública va a ser cada vez mayor.

Deja un comentario