Osmar Arroyo/El Andaluz

La Gobernación de Tarija prepara una acción legal para adherirse a la querella en contra de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras de Potosí (Fedecomin) por la rotura en el muro de un dique de cola que podría contaminar las aguas del río Pilcomayo.

El secretario de Desarrollo Productivo, Recursos Naturales y Medio Ambiente, Efraín Rivera informó a El Andaluz que desde el Ministerio Público de Potosí se activó una denuncia de orden penal en contra de las cooperativas mineras por el desastre ambiental.

“Hemos preparado una demanda”, expresó Rivera, a tiempo de reiterar que se constituirán como terceros interesados.

La autoridad dijo que de la misma manera lo hará la gobernación de Chuquisaca y la gobernación de Potosí.

Para el secretario de Desarrollo Productivo de Tarija es irresponsable otorgar licencias ambientales a cooperativas o construcciones precarias de diques de cola, siendo que este problema se hace recurrente, al recordar que hace años atrás se presentó una situación similar.

La rotura del muro de dique de cola de una cooperativa minera se registró en el municipio de Yocalla en la comunidad de Agua dulce.

Señaló que la construcción de los diques de cola es precaria y no con la tecnología apropiada como debería ser.

“Al ser precaria se produce con ciertos periodos de recurrencia estos hechos”, apuntó.

Los lodos que almacenan los diques contienen cobre, zinc, entre otros metales y que contaminan las aguas de las cuencas.

La Gobernación de Tarija envió un equipo técnico hasta el lugar para verificar la situación del derrame que se produjo por la rotura del dique de cola.

Rivera dijo que verificaron que los lodos bajaron 31 kilómetros, que bajan al río Tarapaya que tiene una extensión de 100 kilómetros.

Inicialmente indicó que para los trabajos de mitigación se llevó equipo pesado al lugar, palas cargadoras con las que sacaron el lodo al margen derecho e izquierdo del río, eso se secará, pero con las primeras lluvias podrían disolverse y bajar hasta las aguas del río Pilcomayo, lo que traería problemas.

Califica de irresponsable declaraciones de autoridades argentinas

En pasados días se conoció a través de medios de comunicación de Argentina, que las autoridades del vecino país recomiendan a la población que no se saque peces del río Pilcomayo, que no se use el agua para bañarse o para consumo por la rotura del muro del dique de cola en Potosí.

Para el secretario Efraín Rivera, las declaraciones de las autoridades en el vecino país son irresponsable porque se emitieron esas recomendaciones sin si quiera conocer la situación real o ir hasta el lugar del suceso para verificar el grado de contaminación.

Solamente tras conocer de la rotura del dique de cola con residuos mineros, es que se hacen recomendaciones alarmando a la población.

Rivera indicó que el lodo que baja del dique de colas, afecta de manera directa al rio Tarapaya que tiene unos 100 kilómetros de extensión y se une con el Pilcomayo, que tiene unos 320 kilómetros en territorio potosino y chuquisaqueño para recién ingresar a territorio del departamento de Tarija, es decir difícilmente los metales por el derrame del lodo llegarán hasta territorio argentino.

Considera que esas aseveraciones no tendrían ninguna razón de ser, puesto que no se realizó si quiera el monitoreo de la contaminación que se podría tener por parte de autoridades argentinas.

Preparan un recorrido conjunto por el río con Potosí y Chuquisaca

Rivera dijo que se pretende realizar un recorrido por todo el trayecto del río Pilcomayo de manera conjunta con las gobernaciones de Potosí y Chuquisaca para verificar la situación de la cuenta y se pretende llegar hasta el Bañado La Estrella en Paraguay.

Mencionó que enviaron notas a autoridades nacionales en varias oportunidades, pero siempre han hecho oídos sordos, por lo que ahora se coordina el recorrido con secretarias departamentales de Potosí y Chuquisaca.

Si bien la normativa y las licencias o autorizaciones se emiten desde instancias nacionales, se pretende darle un tratamiento técnico desde los Gobiernos Departamentales del sur del país para el cuidado de las aguas del río y las especies piscícolas que alberga.

Remarcó que al final son los departamentos y los municipios los que tienen los problemas de las licencias ambientales que se emiten por el nivel central del Estado para la actividad minera, aunque las condiciones no sean las adecuadas.

Deja un comentario