Agencias

Ayer lunes, el alcalde de Tarija, Johnny Torres Terzo, acompañó a los estudiantes de la Unidad Educativa Eustaquio Méndez en el desayuno escolar que reparte el Municipio y así verificar la calidad de los productos que se entregan diariamente. En esta ocasión el menú fue galletas nutritivas junto a una lecha saborizada.

“La intención es poder desayunar en los colegios por lo menos una vez a la semana y así conocer la inquietud de los estudiantes y poder recabar información y así poder ir viendo la factibilidad para los próximos meses o año”, dijo, el alcalde tarijeño.

La Secretaría de Desarrollo Humano del Municipio de Tarija, entregará desde la próxima semana un formulario que será llenado por los estudiantes de todos los niveles con sus propuestas y menú para el desayuno escolar.

“Alguna vez hemos propuesto que las galletas no sean sólo dulces, sino también saladas, para darle un poco de variedad al desayuno, pero, es una preocupación permanente para que el desayuno tenga la calidad y cantidad posible, por ello ahora se tendrá un formulario que nos permita conocer la inquietud de los estudiantes”, mencionó.

Asimismo, indicó que en los pasados días hubo denuncias de un padre de familia donde indicaba que el Queque que les dieron a sus hijos se encontraba en mal estado, sin embargo, se ha pedido al padre de familia que pueda presentar la prueba del mismo y así sea llevado al laboratorio para poder conocer que es lo que habría pasado, sin embargo, no hubo ninguna respuesta del denunciante.

En el último caso que es de los Queques, lo que queríamos era verlo para mandar al laboratorio, sin embargo, no se ha encontrado, lo que llama la atención es que de los 700 mil que fueron distribuidos, justo dos van a una misma familia, por ello la propia empresa ha conminado a los denunciantes a que les lleven esos Queques en mal estado y los mismos puedan ir al laboratorio, pero, hasta la fecha no ha llegado nada para poder comprobar”, añadió.

Por otro lado recordó que al inicio se realizó una licitación para que todas las empresas puedan presentarse y así poder ser parte del desayuno escolar, sin embargo, no hubo muchos industriales que tienen la capacidad de producción que se necesita para el desayuno escolar y por ello se está trabajando con los que cumplieron con los requisitos.

“Se hace a dos bolivianos por estudiante, por 200 días de clases, es posible cambiar, pero, el problema es que se tiene que comprar a un productor nacional porque nuestra industria no tiene la capacidad de producción”, aseveró.

En los productos líquidos el Municipio trabaja con la empresa Prolac y Pil Tarija que se unieron, en los productos sólidos está Fainabol que es empresa de Tarija, la barra energética es de la empresa tarijeña Libélula y la galleta es del interior del país.

Deja un comentario