La novela de la agroindustria continúa, el sector cañero está dividido, quienes quieren hacer zafra y otros que esperan a que el gobierno nacional haga cumplir lo que según ellos les pertenece por ley, ante todo esto se estima una pérdida de 70 millones de bolivianos si no se realiza la zafra 2022, lo dijo Aníbal Vilca, dirigente de los cañeros independientes, quienes ya firmaron un contrato de zafra por dos gestiones con la industria azucarera y tras consultar si está dentro de lo legal, fueron respondidos que si lo están, lo que les garantiza seguir adelante con sus propósitos.

Vilca considera que tiene que ser agosto el mes del inicio, para lo cual ya varios cañeros comenzaron a llevar materia prima al ingenio, por el lado de la empresa UPAB COFADENA, a decir de su gerente, procedieron a la quema de la materia prima para la cosecha respectiva.

“Nosotros los cañeros independientes les dijimos muy claramente a los de las otras federaciones que apoyaremos hasta el paro, pero como verán no hay avances en las negociaciones, por lo tanto consideramos que no podemos perder más tiempo, estamos enfocados en que se debe hacer zafra porque de no hacerla los perjuicios serán cuantiosos, por ejemplo, la sub gobernación tienen varias personas que dependen de la zafra, tendremos dificultades con la gente que viene a la zafra si tardamos más es por eso que ya debemos comenzar” acotó Vilca.

Por otro lado, la sub gobernación convocó a los sectores involucrados para sentarse a negociar, los cañeros asistieron, pero los industriales adujeron que el gerente es positivo de covid 19, lo cual le impedía asistir a las reuniones convocadas por el sub gobernador.

Deja un comentario