Osmar Arroyo/El Andaluz

La sentencia de 10 años de prisión contra la expresidenta Jeanine Añez fue cuestionado desde varios sectores y actores políticos.

El exasambleista departamental de Tarija, Luis Pedraza indicó a El Andaluz que es de racionamiento lógico que si la sentencia indica una ilegalidad en el mandato transitorio de Jeanine Añez también serían ilegales todos sus actos, en los que se incluye la convocatoria a elecciones y el gobierno de Luis Arce Catacora carecería de validez legal.

Para Pedraza la verdadera sentencia se dará en las próximas elecciones, con el voto de la población, de la mano del soberano, que pondrá las cosas en su lugar.

Según el exasambleísta al nuevo gobierno no le quedará más que indultar a los que hoy son sentenciados “cobardemente” y les devolverán todos los derechos que les fueron pisoteados.

“Esa sentencia va ser la sentencia de réquiem, más por ese abuso de poder”, expresó Luis Pedraza.

Considera que la división en el MAS aportará a ese hecho.

Reiteró que si según la sentencia el gobierno de Jeanine Añez fue ilegal, también son ilegales sus actos, lo que retrotrae al vicio más antiguo.

Si la gestión de Añez es ilegal de acuerdo a la sentencia en su contra, todos los actos entre ellos son ilegales, la constitución del órgano electoral, la Ley de convocatoria a elecciones caería en la ilegalidad al retrotraer al vicio más antiguo.

“El gobierno de Arce no tendría validez jurídica”, apuntó el asambleísta departamental de Tarija.

Pedraza indicó que eso es lo que quiere el ala dura del MAS a la cabeza de Evo Morales “deshacerse de Luis Arce” y ajustar cuentas con el atrevimiento que tuvo Añez al asumir su responsabilidad política.

El exasambleísta dijo que Añez era la segunda vicepresidenta del senado y tras la renuncia de las autoridades del MAS, le correspondía automáticamente asumir la presidencia.

Explicó que se sentenció la ilegalidad, la inconstitucionalidad supuesta del gobierno transitorio de Jeanine Añez, pero se lo hizo bajo el membrete de golpe de Estado.

Recordó que de acuerdo al artículo 12 de la Constitución Política del Estado (CPE) el Gobierno se compone de cuatro órganos de poder, el ejecutivo, legislativo, judicial y electoral, en caso de un golpe de Estado se tuvo que hacer a los cuatro órganos es decir un cuarto golpe de Estado.

Explicó que a pesar del gobierno de transición el órgano legislativo siguió funcionando con la mayoría masista, el órgano judicial siguió funcionando con los vocales y jueces elegidos por el MAS y el órgano electoral también siguió funcionando con los vocales, solo se llenó las acefalías que dejaron los vocales que se encontraban en prisión por el caso fraude electoral.

“Si están vigentes y funcionando, donde se ha roto la constitucionalidad”, agregó, a tiempo de recordar que más aún fue el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) quién reconoció la validez de la sucesión de Jeanine Añez.

Deja un comentario