Osmar Arroyo/El Andaluz

El grado de contaminación en las aguas del río Guadalquivir pone en alerta a algunas autoridades, que consideran que es urgente que se puedan implementar acciones para reducir el nivel de contaminación, ya que en algunas zonas llega a clasificación C la calidad del agua.

La concejal municipal, Marcela Guerrero informó a El Andaluz que aún espera respuesta a la Petición de Informe Escrito (PIE) que realizó al ejecutivo municipal, pero logró conversar con algunas autoridades que le indicaron que se prepara un proyecto de ley desde la Alcaldía de protección al río Guadalquivir.

La concejal señaló que desde el ejecutivo municipal todavía no respondieron la petición de informe que hizo para conocer el plan estratégico con respecto al río Guadalquivir.

Enviará una nota reiterando la necesidad de contar con esa información dentro del trabajo de fiscalización que realiza la concejal y tomando en cuenta que se tiene un informe de la Oficina Técnica Nacional de los ríos Pilcomayo y Bermejo (OTN-PB) que señala el grado de contaminación que existe en las aguas de la cuenca.

También se cuenta con un informe de una auditoría ambiental realizada por la Contraloría General del Estado (CGE) que fue presentada el 2016 en el que se realizan varias recomendaciones para los Gobiernos Municipales de Tarija, San Lorenzo, Padcaya y Uriondo, también para la Gobernación, la Cooperativa de Servicios de Agua y Alcantarillado de Tarija (COSAALT) y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

La concejal Guerrero resaltó una reunión que tuvo con la secretaria de Medio Ambiente del municipio en la que se informó que se estaría preparando un proyecto de Ley municipal para la protección del río Guadalquivir y para el control respecto a la extracción de áridos, actividad que pone en riego la cuenca.

También se busca conocer la situación de las aguas sépticas que generan contaminación en el río.

La concejal dijo que se requiere información específica sobre el tema para poder evaluar que acciones se están realizando para mitigar esos daños ambientales.

De manera urgente dijo Guerrero que se requieren acciones por parte de varias autoridades entorno al río Guadalquivir y la conciencia colectiva de la población.

Destacó que muchos colectivos de jóvenes realizan de manera periódico la limpieza del río Guadalquivir

Consideran que se requieren sanciones fuertes para que se pueda reducir la contaminación, la coordinación entre autoridades de la Gobernación con los Gobiernos Municipales para dar una respuesta pronta.

Remarcó que se debe garantizar la calidad del agua para los cultivos, para la producción de alimentos.

Contaminación en el Guadalquivir

Guerrero informó a El Andaluz en una anterior entrevista que de acuerdo a un informe de la Oficina Técnica Nacional de los Ríos Pilcomayo y Bermejo (OTN-PB) que realiza un monitoreo a las aguas del Guadalquivir, en algunas zonas del río el grado de contaminación alcanza a la clasificación “C”, es decir que no es apto para el consumo humano y tampoco para el uso del agua para riego de plantas de tallo bajo, entre ellos, verduras y hortalizas.

La concejal indicó que esta situación preocupa y que se requieren acciones inmediatas para mitigar esta situación.

Explicó que de acuerdo al informe de la OTN en la cabecera del río Guadalquivir en la provincia Méndez el agua es de categoría B, no es apta para el consumo humano, pero si para el riego de todo tipo de cultivos.

Desde Canasmoro hasta Tomatitas las aguas del Guadalquivir son de categoría C, en el Temporal de tipo C, en el Valle de tipo B y en Padcaya de tipo C nuevamente.

La concejal dijo que esta situación es alarmante, porque de acuerdo a lo que establece el reglamento de la Ley 1333, cuando las aguas lleguen a un grado d contaminación de categoría D, no serán aptas para consumo humano, ni tampoco para riego de ningún tipo de cultivo.

En Cercado la contaminación de las aguas del río Guadalquivir son principalmente por las aguas hervidas, pozos sépticos y de las lagunas de oxidación del barrio San Luis que van a parar a la zona del Temporal, sumado a ello, también las aguas de la cuenca de Tolomosa que llega hasta el Guadalquivir aumenta el grado de contaminación.

Mencionó que el estudio señala las causas de la contaminación en cada una de las zonas, en algunos casos es por la extracción de áridos o por el uso de fungicidas en los cultivos.

Ante esta situación la concejal envió una Petición de Informe Escrito (PIE) a las autoridades para que se pueda hacer conocer el plan de acciones para evitar un mayor grado de contaminación.

Reiteró que si la contaminación se agrava aún más, se pone en riesgo su uso para el riego de cultivos y las aguas se usan en el municipio de Uriondo principalmente para irrigar los cultivos.

Guerrero espera una respuesta de las autoridades y dijo que existe la necesidad de que todas las autoridades se reúnan, la Gobernación, la Alcaldía, la Cooperativa de Servicios de Agua y Alcantarillado de Tarija (COSAALT) para trabajar en una mesa técnica en busca de soluciones.

“La finalidad es garantizar la producción del Valle Central”, expresó la concejal a tiempo de señalar que es urgente que se asuman las acciones necesarias.

Lagunas de Oxidación

El año pasado el concejal Daniel López realizó junto a otros concejales e instituciones de Tarija inspecciones a las lagunas de oxidación del barrio San Luis, en donde por la rescisión de contrato entre la Gobernación y la empresa a cargo del proyecto Mitigación de Olores, se dejaron varios trabajos a medias, que en vez de significar mejoras, generaron mayor grado de contaminación, porque no se concluyeron.

López explicó en varias oportunidades que se hicieron informes técnicos, a la cabeza de una comisión multidisciplinaria con profesionales entendidos en la materia de diferentes sectores de la población, el Comité Cívico, la Fejuve, la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) y otras instituciones.

Estos informes fueron presentadas las autoridades, junto a una propuesta de solución para evitar mayor contaminación, pero no se asumieron acciones a la fecha.

Una de las cuatro lagunas de oxidación dejó de funcionar, debido a que la empresa vació los lodos de la laguna a tanques flexibles para limpiar y hace más profunda la laguna, para luego separar los líquidos y devolver sólo los sólidos a las lagunas, pero ese trabajo no se completo y con las lluvias el año pasado los tanques que están con los lodos desbordaron, llegando a parar los residuos a las aguas del río Guadalquivir.

Deja un comentario