El presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, antes de entrar a la Fiscalía por el proceso que se le sigue por ultraje a símbolos patrios y por racismo y discriminación, negó este martes haber ultrajado la wiphala y haber vertido declaraciones racistas, como lo hizo un día antes el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

“En ningún momento he atentado contra los símbolos patrios, en ningún momento he hecho declaraciones racistas, ahora de que lamentablemente ellos quieren tergiversar y llevarlas y hacerlas racistas o cambiar palabras, es otra cosa. Si uno escucha todos los audios y todas las conferencias completas te vas a dar cuenta a lo que siempre me he referido” (sic), dijo Calvo.

El 24 de septiembre de 2021, David Choquehuanca, en su condición de presidente en ejercicio, asistió al acto protocolar por el aniversario cruceño.

Los incidentes se dieron desde el principio y llegaron a empujones cuando se izó la wiphala, lo que provocó la reacción de los seguidores de Camacho, que bajaron el símbolo patrio de inmediato.

Por su parte, ese día, a Calvo se lo vio en el acto rociando alcohol tras el paso de gente vinculada al oficialismo.

A raíz de este inconveniente, Calvo dijo en su momento: “Un trapo (la wiphala) no hace nada, un trapo no nos representa. Lo que nos representa es nuestra fortaleza, lo que hacemos el día a día: nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, nuestra constancia, nuestra fe en Dios y el poder buscar la unidad para Bolivia”, palabras que provocaron revuelo.

También fue artífice de frases como la de calificar “bestias humanas” a quienes bloqueaban exigiendo elecciones en 2020.

Deja un comentario