Chuquisaca, el tercer mayor departamento productor de hidrocarburos del país, pondrá a producir tres nuevos pozos de gas natural este año.

Luego del reciente anuncio del Gobierno sobre Boicobo Sur-X1 y Margarita X-10, que ingresarán en etapa de producción comercial desde junio de este 2022, la Gobernación dio otra buena noticia…

Antes, el secretario departamental de Minería, Hidrocarburos y Electrificación, Iván Reynaga, recordó, en entrevista con CAPITALES, que la puesta en marcha del Boicobo Sur-XI y el Margarita X-10 ha dado por exigencia de la Gobernación desde mediados de septiembre de 2021.

Lamentó que tanto Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) como el Ministerio de Hidrocarburos hayan “rezagando el ingreso de esos dos pozos”.

“Es importante que la población también sepa que la construcción del ducto que interconecta el Boicobo con la planta (de tratamiento de gas natural) ya había sido licitada a fines de septiembre (de 2021), por eso digo que ellos se están retrasando y nosotros hemos hecho un reclamo respecto de esto”, aseveró.

Reynaga enfatizó que respecto a las regalías que genere Boicobo Sur-X1, el 100% de estas serán para el departamento porque el pozo se encuentra íntegramente en territorio chuquisaqueño (municipio de Huacaya, provincia Luis Calvo).

El servidor público estima que todos los trabajos de interconexión del pozo con la planta de tratamiento concluyan en julio. “A partir de ahí hay que contar tres meses para que lleguen las regalías (de ese pozo) a Chuquisaca, entonces estaríamos hablando de que recién en octubre o noviembre estaríamos recibiendo este incremento”, remarcó.

Al comienzo de la perforación del Boicobo Sur-X1, en octubre de 2019, YPFB estimó una producción de 50 millones de pies cúbicos por día (MMpcd) y una renta petrolera de aproximadamente $us 2.010 millones para los próximos 18 años.

Boicobo Sur-X1 significó un hallazgo de alrededor de 1 trillón de pies cúbicos (TCF) de gas.

Margarita y el factor de distribución

En cambio, Margarita X-10, que también está en el lado chuquisaqueño (Huacaya), simplemente permitirá incrementar el volumen de producción y no generará regalías adicionales para Chuquisaca, porque todavía no se actualizó el factor de distribución del megacampo Margarita-Huacaya, que es compartido con el departamento de Tarija.

“En la reunión que tuvimos con el Viceministro de Exploración y Explotación y el Presidente actual de Yacimientos (nos dijeron que) una de las razones por las que no están actualizando (el factor de distribución) es por la información que se va a tener de este pozo (Margarita 10), pero ya se les ha demostrado a ellos también que eso solo va a servir para actualizar algunos datos nada más, (pues) ya se tiene una certificación del 2016 del megacampo Margarita-Huacaya que nos da informaciones certificadas de que hay dos formaciones que están siendo compartidas (entre Tarija y Chuquisaca), de las cuales Chuquisaca no está recibiendo un centavo”, reclamó reclamó.

Actualmente, Tarija tiene una participación del 75,1% en el campo Margarita-Huacaya; Chuquisaca, el 24,9%, según el estudio que se hizo en 2012. Sin embargo, con los antecedentes señalados, los chuquisaqueños “ya tendríamos más de la mitad” de participación en la producción, dijo Reynaga.

Pozos del Margarita-Huacaya

Cuando Margarita-Huacaya ingresó en producción en 2004, lo hizo con los pozos Margarita X-1, X-3 y después entraron en explotación Margarita X-4, X-5, X-6 y X-8 en el lado tarijeño.

En territorio chuquisaqueño, el primer pozo en explotación de gas fue el Huacaya X-1 en 2011, después vino el Margarita X-7 y el Huacaya X-2; el último pozo es el Margarita X-10 que, según se conoce extraoficialmente, estaría ubicado en el límite mismo entre ambos departamentos, aunque más en Chuquisaca que en Tarija.

Además, hay sospechas de que los mejores pozos productores estarían en el lado chuquisaqueño; pero, lamentablemente, no hay una información detallada o, por lo menos, la Gobernación de Chuquisaca nunca la recibió.

La Secretaría de Hidrocarburos cree que estos elementos y otros son los que sustentan la teoría de que Chuquisaca tiene mayor participación en la producción y que por eso se hace necesario reclamarle a YPFB un nuevo recálculo del factor de distribución.

El pasado 16 de diciembre, durante una reunión con autoridades locales en Sucre, el entonces vicepresidente de Administración, Contratos y Fiscalización y ahora presidente de YPFB, Armin Dorgathen, informó que esta tarea será desarrollada en 2022, una vez que ingrese en producción el pozo Margarita X-10 entre junio y julio.

“El pozo ya está perforado, queremos poner en producción. A fin de año e inicios de enero vamos a realizar las pruebas de producción”, explicó Dorgathen al indicar que con este pozo se podrá contar con nueva información del campo.

No obstante, el secretario Reynaga cree que este proceso de actualización del factor de distribución podría empezar recién a fines de año o principios de 2023.

“Lamentablemente se han cerrado las autoridades (…), ellas (primero) quieren actualizar su información y empezar a fin de año o principios del 2023”, sostuvo.

Diez años

En 2016, YPFB encargó un estudio de cuantificación de reservas del Margarita-Huacaya y de otros del país, lo que no sirvió para cambiar en nada el factor de distribución, que este 2022 cumple diez años sin ningún tipo de variación cuando en los hechos las modificaciones son evidentes en el megacampo.

¿Qué pasó con el pozo Sipotindi X-1, del que tanto se habló el 2020?

Este 2022, cuatro años después del inicio de su perforación, el pozo Sipotindi X-1 entrará en producción comercial.

Así lo anunció el secretario departamental de Minería, Hidrocarburos y Electrificación, Iván Reynaga, al señalar que en total Chuquisaca pondría en operación tres pozos este año.

El miércoles de la pasada semana, tras el anuncio del ingreso a etapa de producción este año de Boicobo Sur-X1, Margarita 10 y Yarará-X1, el ingeniero petrolero Jorge Márquez insistió en consultar sobre otro proyecto importante para Chuquisaca.

“Se debería preguntar qué pasó con el Sipotindi para proceder a una intervención, ya que se conocía que estaba en etapa de completación y cuáles (fueron) los resultados de las pruebas de producción..”, escribió a este suplemento.

Al respecto, Reynaga dijo que el 1 de diciembre de 2021 YPFB entregó el equipo montado de intervención, “ya que es un pozo grande y tiene presiones altas para ponerlo en producción”.

Explicó que el pozo tenía cuatro tapones de “abandono temporal”, dos de cemento y dos mecánicos de metal, que se han dejado por seguridad.

“Ya estamos a un mes y una semana que se está trabajando en el pozo justamente para retirar los tapones. Inicialmente se va a retirar los dos tapones de la parte superior que son de 9-5/8 (pulgadas) el diámetro de la cañería donde están asentados esos tapones y, posteriormente, se va a bajar a una profundidad mayor a 4.000 metros, donde se encuentran otros dos tapones en el diámetro 7 pulgadas”, dijo.

Reynaga estima que esta operación tome más o menos hasta marzo o abril, porque la parte de cemento se tiene que volver a perforar con un trépano sin dañar la cañería.

“Una vez que se terminen de liberar los dos tapones, el pozo ya va a quedar con gas y se lo va a cambiar por un fluido de intervención que es una salmuera”, añadió.

Este líquido salino se utiliza generalmente en las operaciones de terminación de pozos y, cada vez con más frecuencia, cuando se penetra una zona productiva. Existe preferencia por las salmueras porque poseen densidades más altas que el agua dulce. Posteriormente se bajará una tubería a 3.800 metros para conectar la cañería de 7 pulgadas que saldrá a la superficie.

“Una vez que hagamos eso y algunas pruebas de seguridad más van a empezar a poner en producción el Sipotindi para saber cuál es su caudal real. Eso tomaría hasta abril o mayo. Ya en mayo, en función de los volúmenes que tengamos de producción, se va a ver dónde se mandar esa producción. Hay dos posibilidades: conectar con la planta de Incahuasi o con una planta modular, o sea, portátil, que está en Caiza en el norte de Tarija para después enviar a la venta”, sostuvo el funcionario.

Reyñaga destacó que “lo importante es saber que ya el Sipotindi está en plena intervención y en mayo, junio tal vez, si todo va bien, ya vamos a tener otro pozo más en producción. Entonces, como verá, son tres noticias importantísimas las que se van a dar en estos primeros meses de este año”, concluyó.

En 2020, el exviceministro de Hidrocarburos José Antonio Pino afirmó que Sipotindi tenía el doble de reservas de las inicialmente proyectadas, lo que significan 0,6 trillones de pies cúbicos (TCF) y no los 0,3 TCF.

La estimación preliminar del hallazgo en Sipotindi X1, dada a conocer ese mismo año (2020) por YPFB, fue de 2 a 3 millones de metros cúbicos de gas, aunque este dato será calculado nuevamente por los técnicos.

Iñao X-3, el nuevo pozo exploratorio

En su última junta directiva, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) decidió iniciar este año la perforación del pozo Iñao X-3, que está en territorio chuquisaqueño.

“Todavía no está el plan, lo único que se tiene es que se ha aprobado, que se haga algunos estudios y seguramente de aquí a unas dos semanas ya estaremos teniendo información exacta de cuánto están pensando entrar. Pero sí se va a perforar este año, así ha sido aprobado en el PAC (Programa Anual de Contrataciones)”, dijo el secretario departamental de Minería, Hidrocarburos y Electrificación, Iván Reynaga.

Sin embargo, estima que sea en el segundo semestre el comienzo de los trabajos de perforación del pozo Iñao X-3, que estará a cargo de la estatal YPFB.

La inversión en este prospecto oscila entre los 50 millones y 60 millones de dólares, según Reynaga.

Las regalías hidrocarburíferas que recibió Chuquisaca en 2020 y 2021

2020MMBs
Enero27,31
Febrero28,91
Marzo20,42
Abril23,74
Mayo19,12
Junio20,92
Julio11,26
Agosto15,26
Septiembre18,32
Octubre17,16
Noviembre17,10
Diciembre15,79
TOTAL235,30

Via Correo del Sur

Deja un comentario