Ante la situación que atraviesan las mujeres del país respecto a hechos de violencia, el Gobierno declaró que este 2022 será el “Año de la Revolución Cultural para la Despatriarcalización con una Vida Libre de Violencia Contra las Mujeres”.

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, junto a varias autoridades y representantes de movimientos sociales mujeres, hizo el anuncio y afirmó que se activará una serie de actividades para promover acciones orientadas a enfrentar esa problemática de la sociedad.

Identificó al patriarcado como la “causa principal y estructural” de los hechos de violencia que se producen en contra las mujeres y señaló que se trata de un sistema de opresión, dominación y explotación, “el más antiguo de la humanidad contra las mujeres”.

“Nueve de cada 10 víctimas de violencia familiar o doméstica durante la gestión 2021 fueron mujeres (…) Los delitos de mayor comisión en el Estado Plurinacional de Bolivia son los de la violencia familiar o doméstica que ocupa el primer lugar en todos los departamentos del país”, sostuvo.

El Decreto Supremo 4060, aprobado este jueves por el gabinete ministerial, se detalla que el Órgano Ejecutivo a través de sus ministerios, entidades e instituciones bajo dependencia, tuición y empresas públicas deberán generar espacios de reflexión, socialización y acción despatriarcalizadora para prevenir la violencia contra las mujeres.

Además de propiciar acciones de formación en temas de prevención de la violencia contra las mujeres, identificando al patriarcado como el problema estructural; contemplar el enfoque de despatriarcalización en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, al momento de elaborar políticas, difundir y socializar la información.

Se buscará además desarrollar una campaña comunicacional orientada a la lucha contra la violencia hacia las mujeres, fortaleciendo una cultura despatriarcalizadora.

Mediante sus redes sociales, el presidente Luis Arce afirmó que el sistema patriarcal está “profundamente arraigado” en la sociedad, y que la lucha por una vida libre de violencia contra las mujeres necesita a todas y todos.

“Si vemos con indiferencia los feminicidios en #Bolivia, más de un centenar el 2021, si normalizamos la violencia contra las mujeres y limitamos esfuerzos a crear un sistema normativo punitivo, no estaremos atacando lo estructural que hace un sistema de dominación y opresión. (sic)”, añadió.

Durante la pasada gestión, la mayor cantidad de hechos estuvieron vinculados al delito de violencia familiar o domestica que suman en total 36.390 casos seguidos, 2.541 casos por abuso sexual, 2.138 casos de violación y 2.007 casos de violación de infantes, niño, niña y adolescente.

Prada señaló además que en 2021 se registraron 108 feminicidios, de los cuales, en La Paz hubo 43, Santa Cruz 17, Cochabamba 15, Oruro 10, Potosí 10, Chuquisaca 6, Beni 3, Tarija 3 y Pando un caso, donde más del 60% fue perpetrado por hombres con relación de parentesco con la víctima.

Via Erbol

Deja un comentario