El gabinete de Luis Arce aprobó dos decretos supremos. El primero establece que todas las personas que acudan a un espacio público o aglomerado deben llevar su carnet de vacunación o, caso contrario, presentar su prueba PCR con resultado negativo. Y el otro decreto es que el carnet de vacunación es el documento oficial que será exhibido por los ciudadanos cuando alguna autoridad lo requiera, ya sea en formato de papel o en formato digital.

“Se implementa el Carnet de Vacunación contra la COVID-19, que se constituye en el documento oficial de carácter nacional, portable, verificable, seguro y gratuito, que acredita que los estantes y habitantes del Estado Plurinacional de Bolivia, fueron vacunados contra la COVID-19, conforme al esquema de vacunación que corresponda”, dice el artículo 2 del decreto supremo 4642

La presentación del Carnet de Vacunación contra la COVID-19 ante las instancias que así lo requieran, podrá ser efectuada exhibiendo este documento de manera física o digital.

También explica que las instancias que requieran la verificación de la autenticidad de los datos del Carnet de Vacunación contra la COVID-19, podrán efectuarla en línea y de forma gratuita, mediante la aplicación móvil «Unidos contra el COVID» u otros mecanismos establecidos por el Ministerio de Salud y Deportes.

En caso de no contar con conexión a internet, los datos verificados corresponderán a la fecha de generación del Carnet de Vacunación contra la COVID-19.

Añade que las instancias que requieran la verificación de la vacunación contra la COVID-19 de las personas que fueron vacunadas en el exterior del país, podrán efectuarla mediante los mecanismos establecidos en los países donde se realizó la vacunación.

Agrega el decreto supremo que “es responsabilidad del titular portar su Carnet de Vacunación contra la COVID-19 con su esquema de vacunación actualizado, de manera física o digital”.

Deja un comentario