Gobernación sin acciones contra la situación

Ministerio de Salud

A pesar de ser uno de los departamentos con menor población de Bolivia, Tarija tiene la mayor cantidad de incidencia por cada 100 mil habitantes, 7227. 3 son los casos de incidencia acorde al Ministerio de Salud, mientras que en Santa Cruz donde la población es casi cinco veces mayor, la incidencia es de 5815.5.

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

A pesar de ser uno de los departamentos con menor población de Bolivia, Tarija tiene la mayor cantidad de incidencia por cada 100 mil habitantes, 7227. 3 son los casos de incidencia acorde al Ministerio de Salud, mientras que en Santa Cruz donde la población es casi cinco veces mayor, la incidencia es de 5815.5.

Es decir que si Tarija tendría la población de Santa Cruz seriamos el lugar con mayor cantidad de casos de covid. Y se reportan tantos casos en Tarija a pesar de la baja población que estamos segundos a nivel nacional, superando inclusive a La Paz.

Ayer el Ministerio de Salud y Deportes en su reporte epidemiológico informó que la escalada de casos sigue en ascenso por 11 semanas consecutivas siendo la 50 que alcanzó 11.272  contagios de COVID-19, manteniéndose Santa Cruz como el epicentro de la cuarta ola.

“Esta semana son 11.272 casos que se registran durante la semana significando un incremento del 16%, de esos 11.272 casos 6.596 están concentrados en el departamento de Santa Cruz, vale decir que un 59% de todos los casos que tiene el país están concentrados en esa región, aspecto que nos preocupa”, afirmó en conferencia de prensa.

El informe epidemiológico da cuenta que Beni presentó 196 casos en la semana haciendo un + 92 %, Pando 383 casos + 50 %, Cochabamba, 874 + 0,2, Chuquisaca 416,+ 41 % Tarija 1.248 + 9 %, La Paz, 1.210 + 22 %,      Potosí 136+ 68%, siendo Oruro el único departamento que presentó un descenso con  213– 5%.

El ministro de Salud lamentó que las autoridades cruceñas muestren un marcado desinterés por la salud de su población puesto que su Gobernador, Luis Fernando Camacho, no asistió a la reunión del Consejo Nacional Autonómico, ni su director del Servicio Departamental de Salud (SEDES) al encuentro con el Ministerio de Salud y Deportes, la pasada semana.

Auza reflexionó que este es el momento en que la población debe tomar conciencia y pese a que se vienen las fiestas de fin de año tomar todas las medidas de bioseguridad aconsejables para evitar la propagación del virus.

“Hoy más que nunca debemos extremar las medidas de bioseguridad entendemos la realización de ferias, las fiestas de fin de año, sin embargo, si no queremos tomar medidas más drásticas, este es el momento en que debemos ser muy responsables”, señaló.

El titular en Salud descartó la presencia de la variante Ómicron en el país, aunque reconoció que en algún momento será inevitable que se manifieste, sin embargo, insistió que la vigilancia genómica en Bolivia es permanente.

Asimismo, destacó la responsabilidad de los padres de familia que acudieron a la vacunación de niños de 5 a 11 años ya que en menos de una semana alcanza a más de 96 inmunizados.

Deja un comentario