El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Óscar Hassenteufel, consideró que ahora no es el momento adecuado para la realización de un nuevo padrón electoral, sino que se tendría que hacer después del Censo Nacional de Población y Vivienda 2022, que según el calendario se encuentra programado para el 16 de noviembre. Además, agregó que no es necesaria la ejecución de una auditoría a las elecciones nacionales de 2020, como fue el pedido de algunos sectores de la población.

“No nos parece conveniente en este momento llevar adelante un nuevo padrón, en todo caso, de llevarse a cabo, hay que hacerlo después del censo, sería un trabajo inútil hacerlo ahora (…) Yo quiero insistir en una idea, el padrón es confiable y podrán verificarlo”, dijo Hassenteufel.

La autoridad acotó que la realización de un nuevo padrón electoral tendría un costo de $us 35 a 40 millones. “El padrón que se tiene actualmente, construido en 2009, costó como $us 25 millones, pero con el incremento de la población el costo será mayor”, destacó.

Respecto al pedido de auditoría al proceso electoral del año pasado, resaltó que toda la información está disponible para que cualquier ciudadano o instancia pueda revisarla, a tiempo de señalar que las acciones del TSE fueron imparciales y transparentes.

Piden transparencia

El diputado por la alianza política Creemos Erwin Bazán dijo que además de contar con un nuevo padrón electoral, se tiene que realizar una restructuración “profunda y completa” del TSE.

“No es posible pensar en (poner) parches al padrón electoral, se necesita uno nuevo para poder siquiera pensar en nuevas elecciones, creo que las declaraciones de la (ex) vocal Rosario Baptista fueron la ratificación de lo que todos los bolivianos sabemos desde fuera del tribunal y que lo haya dicho alguien de adentro, no puede dejar resquicio de duda”, acusó.

A su vez, el diputado por Comunidad Ciudadana (CC) Marcelo Pedrazas afirmó que cuando hay “elecciones transparentes dan paz social al país”, pero lo que se está viviendo en Bolivia es un momento crítico, debido a que no se ha tenido un proceso electoral transparente en 2019, sumado a las denuncias de la exvocal Baptista.

“Se tienen que responder a las denuncias y no quedar con respuestas unilaterales, sobre todo de parte del ente legislativo que rechaza las mismas con la aplicación de su rodillo parlamentario”, denunció el parlamentario.

Finalmente, el diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Rolando Cuéllar aseguró que los pedidos de algunos sectores – la auditoría y nuevo padrón- son exigencias políticas.

“Ahora ya no quieren censo, sino un nuevo padrón, que no es necesario porque cuando fuimos a las elecciones nacionales se hizo con los vocales del TSE de Jeanine Áñez, por lo que es incoherente que pidan padrón cuando nosotros ganamos las elecciones con árbitro y todo”, respondió el oficialista.

EL Deber

Deja un comentario