Él “no quería vivir, no quería sufrir”, así José Luis Cuellar Malale justificó el crimen que cometió. Cuellar Malale es acusado de haber acabado con la vida del dueño de casa donde vivía en alquiler. El delito de asesinato ocurrió el pasado lunes por la noche en el barrio El Recreo, zona del Plan Tres Mil en la ciudad de Santa Cruz de Sierra.

De acuerdo con el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la capital cruceña, Edson Claure, el acusado de 50 años de edad fue capturado ayer por la mañana en el domicilio de su excuñada, donde pasó la noche luego de haber cometido el delito de asesinato.

“Tenemos suficientes elementos de convicción para establecer que esta persona es el autor del asesinato de Benito Aguilar”, remarcó Claure.

Mientras la fiscal Francisca Rivero, quien recibió la declaración a Cuellar, aseguró que el inquilino admitió haber victimado a Benito Aguilar, de 72 años de edad, con dos golpes en la cabeza, para el cual utilizó el mango de un hacha. Todo porque la victima supuestamente ‘ya no quería vivir’.

La fiscal Rivero adelantó que el Ministerio Público solicitará la pena máxima de 30 años para el asesino confeso. Por el momento el hombre se halla en calidad de aprehendido a la espera de su audiencia cautelar.

EL ALQUILER

Benito Aguilar fue asesinado el lunes por la noche. Sus vecinos aseguraron haber escuchado la discusión que sostuvo con su inquilino y minutos después fue hallado sin vida en el interior de su domicilio.

Quienes conocían a la víctima creen que fue asesinado porque le cobró a su inquilino el alquiler que adeudaba. Incluso aseguraron haber escuchado al acusado amenazar al adulto mayor.

“‘Si me echa, vamos a ver qué va a pasar’, así amenazaba Cuéllar para no pagar el alquiler que debía”, señaló una vecina.

Según testigos, tras la discusión hubo un momento de silencio y luego el acusado salió en una bicicleta y cargado de una mochila.

Ahora exigen la pena máxima para el asesinado de Benito, a quien califican como un hombre bueno y tranquilo.

Deja un comentario