Ocurrió la madrugada de este martes en Sucre. Un policía patrullero murió tras ser arrollado por un vehículo que había sido confiscado a una pareja en estado de ebriedad. La movilidad se deslizó y atriccionó al uniformado.

De acuerdo con el informe preliminar del accidente, dos efectivos de la Policía atendieron un caso en la calle Loa, donde sorprendieron a una pareja en aparente estado de ebriedad junto con un bebé en un vehículo.

Los uniformados tomaron el mando de la movilidad de color blanco, marca Nissan, con placa de control 2896-RZL y llevaron a la pareja hasta su domicilio, en el barrio 26 de Mayo, zona San Martín.

Una vez estacionado el vehículo en la puerta de la vivienda, uno de los patrulleros abre la puerta lateral izquierda del motorizado para que descienda la pareja. Entonces, el dueño de la movilidad comenzó a insultar al policía que estaba fuera del vehículo exigiéndole que le devuelvan el vehículo y sus llaves e intenta agredirlo, por lo que el otro uniformado sale del vehículo para auxiliar a su compañero.

Cuando los dos policías estaban fuera del vehículo, este comienza a deslizarse por la calle con una pendiente pronunciada, pese a que estaba con el motor apagado y el freno de mano, según indica el informe fiscal. El coche sube a la acera y termina aplastando a uno de los patrulleros, el sargento segundo Miguel Alarcón Bayo de 52 años, entre la pared y la puerta delantera izquierda

La causa de la muerte fue shock hipovolémico, seccionando la arteria y la vena femoral derecha. El efectivo de la Policía que estaba al mando del vehículo fue arrestado y conducido al Instituto de Investigaciones Forenses para la prueba de alcoholemia.

Deja un comentario