Los profesores y vecinos varados en la comunidad de Ojeda del municipio de San Lucas a causa de un derrumbe, por fin pudieron pasar después de 25 horas de larga espera.

La información fue confirmada por Víctor Hugo Serrudo, quien fue contactado por CORREO DEL SUR que estuvo al pendiente de la situación de más de 50 personas entre niños y adultos, hombres y mujeres, que estuvieron varados desde el martes.

Serrudo precisó que se encontraron con el derrumbe ayer, martes, a las 12:30 cuando varios maestros y vecinos salían de sus escuelas hacia sus lugares de origen, luego de concluir la gestión escolar. Allí permanecieron hasta las 13:45 de hoy, miércoles, hora en la que empezaron a pasar las movilidades por un pequeño espacio que lograron abrir en el derrumbe.

Para que aquello ocurriera, los vecinos y profesores varados trabajaron con palos y sus manos para retirar grandes piedras y abrir un corto espacio entre el derrumbe y el precipicio, por donde pasaron las movilidades pequeñas.

Serrudo dijo que a causa de este corte del camino se vieron perjudicados los maestros y vecinos de las comunidades Capira, Molle Pata, Grande, Ojeda y Sacavilque Chico.

Asimismo, informó que cuando ellos estaban saliendo recién la maquinaria estaba yendo hacia el lugar del derrumbe.

Via Correo del SUR

Deja un comentario