Agencias

Los estudiantes de la Universidad Privada Domingo Savio con apoyo del Centro Nacional de Investigación Estadística, Bernardino Vásquez, Nahir Cardozo y  Omar Aguilar, con la intriga de saber cuáles fueron los cambios que provocó la crisis sanitaria por COVID-19 en el comportamiento del consumidor tarijeño en relación con sus preferencias y hábitos de consumo, prosiguieron a indagar sobre este tema que una de las problemáticas a causa de la pandemia.

Como se sabe, desde diciembre del dos mil diecinueve, en la República Popular China, con el surgimiento del síndrome respiratorio agudo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) –conocido mundialmente como COVID-19, esta ha ocasionado un impacto mundial en el que se asocia un elevado número de fallecidos, la economía de los países decayeron causando que varias personas sean desempleadas, planteando restricciones como es el aislamiento y la distancia física social que trajo consigo un malestar mental en las personas, desarrollando así cuadros de estrés, ansiedad, miedo y pánico de toda la población.

Por lo tanto, en esta investigación se enfocaron en estudiar los cambios por la crisis sanitaria de la COVID-19 en Bolivia, específicamente en la ciudad de Tarija, para ello aplicaron doscientos ochenta y ocho encuestas de opinión, donde la población de estudio fueron personas mayores de 18 años en adelante. El comportamiento del consumidor tarijeño tuvo un cambio significativo, volviéndose así un consumidor más funcional y racional que emocional, sus hábitos de consumo dan como prioridad a los productos que le brinden bienestar a través la higiene, seguridad y la nutrición.

Para obtener más datos sobre el tema, ellos proceden a analizar los cambios que provocó la crisis sanitaria por COVID-19 en el comportamiento del consumidor tarijeño en relación con sus preferencias y hábitos de consumo.

Conforme al tema de estudio sobre el comportamiento del consumidor post pandemia, en la ciudad de Tarija el 78% de las personas creen que la crisis sanitaria por la pandemia del virus COVID-19 afectó mucho a sus hábitos de compra, pero el 50% de las personas se adecuan con facilidad a los nuevos cambios en consumo de bienes y servicios.

Comparación del rango de edad con la adecuación a los nuevos hábitos de consumo

CategoríaSe adecuaronNo se adecuaronTotal general
18 años a 25 años38%62%100%
26 años a 36 años57%43%100%
37 años a 60 años80%20%100%
61 años o más62%38%100%
Total, general50%50%100%

Las únicas personas que no se adecuaron con facilidad a los nuevos hábitos de consumo son las personas jóvenes, específicamente entre las edades de 18 a 25 años debiéndose a las medidas de confinamiento que se establecieron en los primeros meses de la pandemia junto con el bajo poder adquisitivo que se tiene en esta categoría de edad, hace que los jóvenes puedan adquirir menor cantidad de bienes y servicios en la pandemia, a esto le sumamos el incremento de precios por la inflación que se dio como efecto de la compra excesiva de diferentes bienes de primera necesidad.

Llegando a conclusiones que la COVID-19 afectó en varios factores como: en el ámbito político, por las leyes que se lanzó para evitar la propagación del virus; social debido a las medidas de confinamiento y económico siendo el que define el poder adquisitivo del consumidor tarijeño y lleve a cabo compras más inteligentes donde ahora el consumidor analiza aspectos como ser el precio, la calidad y la caducidad antes de realizar la compra de un producto, de tal manera que el consumidor como efecto de la crisis sanitaria se convirtió en un consumidor más racional que emocional. Surgieron nuevos hábitos de consumo como: el incremento en la compra de productos de bioseguridad, realizar compras a domicilio, así también desarrolló un pensamiento analítico al realizar sus compras de tal manera que es más cuidadoso en sus compras.

Deja un comentario