En los 800 ítems fantasma creados desde hace años en la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra se gastaba al menos 4,8 millones de bolivianos por mes; hubo dinero que se movió a cuentas en Estados Unidos y se activó la búsqueda para recuperar los recursos.

El escándalo por los 800 ítems fantasmas crece. El asesor jurídico del Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz afirmó que los contratos irregulares dentro de la Alcaldía ascienden a por lo menos 2.000. El Ministerio de Justicia se sumó como querellante y anunció que se recurrirá al  Grupo Interinstitucional de Trabajo para la Recuperación de Activos (STAR-GIRA) para la búsqueda del dinero en el exterior.

“Hay recursos que están fuera del país y tienen que ser embargados, en el ámbito del debido proceso, para devolver (el dinero) a quien le han robado, que es el pueblo cruceño (…). No se va a proteger a nadie y vamos hacer todas las investigaciones en el marco del STAR-GIRA, que permite trabajar a nivel internacional”, declaró ayer el ministro de Justicia, Iván Lima.

El caso fue destapado, por segunda vez, por Valeria R., exesposa de Antonio Parada, quien fue responsable de Recursos Humanos de la Alcaldía de Santa Cruz.  Además de Parada, también son investigados los exfuncionarios Javier Cedeño, Javier Carrasco y Julio Herbas.

La denunciante adjuntó pruebas de varias transferencias de sumas cuantiosas a cuentas en Estados Unidos, donde Parada compró varios inmuebles.

Lima explicó que la legitimación de ganancias ilícitas requiere un combate internacional, siempre dentro del debido proceso. “Tenemos activo ya el STAR-GIRA, que nos  permitirá coordinar con los países en los cuales puedan estar estos activos”, apuntó.

La directora de Transparencia de la capital oriental, Adriana Pedraza, afirmó que se tiene pruebas de la salida del dinero al exterior. Dijo que se consiguieron transferencias bancarias por al menos tres millones de bolivianos a bancos internacionales, declaraciones juradas, inmuebles y vehículos a nombre de familiares y testaferros.

“Son más de 800”

El asesor jurídico de la Alcaldía de Santa Cruz, Ever Mérida, indicó que los contratos denunciados son sólo una parte de todos los que presentan anomalías. Aseguró que el total llega a los  2.000.

“Los 800 ítems fantasmas denunciados son sólo los contratos que manejaba el señor Antonio Parada. Los que eran manejados por otros funcionarios de alta jerarquía son unos 1.200 más. Estos contratos presentan una serie de irregularidades. Algunos no fueron firmados por la MAE (máxima autoridad ejecutiva) o no tienen certificación presupuestaria… entre muchas otras alteraciones. En total estamos hablando de 2.000 contratos anómalos”, manifestó Mérida a Página Siete.

De acuerdo con Jerjes Justiniano, abogado de la exalcaldesa Angélica Sosa, los contratos datan de una gestión anterior a la de su clienta e incluso —dijo—  a la de Percy Fernández, quien ocupó la silla edil entre 2005 y 2020. 

Sin embargo, se sabe que el principal acusado,  Antonio Parada, fue parte del área de Recursos Humanos desde 2009 hasta 2018, por lo que las irregularidades pudieron ocurrir por al menos durante 10 años.

Aún no se tiene una cuantificación total de la afectación económica a la municipalidad, pero se conoce que los sueldos fijados en los contratos oscilaban entre los 3.000  y  9.000 bolivianos.

Al tomar un promedio 6.000 bolivianos, se estima que sólo en los 800 contratos fantasmas se perdía alrededor de 4,8 millones de bolivianos por mes. La afectación real se revelará en el transcurso de las investigaciones.

Mérida añadió que el ejecutivo municipal ya instruyó una auditoría especial para esclarecer el caso y hallar más irregularidades. Las investigaciones están en marcha.

Deja un comentario