Sobre las amenazas que recibió la fiscal Faridy Arnez, supuestamente del abogado Jhasmani Torrico Leclere, la fiscal departamental de Cochabamba, Nuria Gonzales, señaló que el caso se investiga de oficio para dar con él o los responsables de las amenazas enviadas al celular de la fiscal a cargo del caso mecánico y otros.

“Se ha abierto de oficio la investigación de las amenazas en contra de la fiscal (Faridy) Arnez. En este momento estamos en la fase preliminar de la investigación que busca establecer quién o quiénes (serían los responsables de haber enviado) estas amenazas a través de los medios digitales, específicamente por mensajes enviados al celular (de la fiscal). Es a través de la triangulación de llamadas, el desdoblamiento, y el trabajo técnico y científico que nos va a permitir dar detalles de quien o quienes serían las personas responsables de dichas amenazas”, explicó Gonzales.

Según antecedentes, en 2019, surgió un audio revelador en el que se daba a conocer de la contratación de sicarios para matar a la fiscal Arnez. La conversación, sostenida entre una de las integrantes de la organización del ‘abogado torturador’, Eliana V. y un oficial de la Policía, reveló que los asesinos a sueldo eran de nacionalidad israelita y que los mismo ya habían ido a la oficina del bufete Lechere y Asociados con dinamita y armas.

TORRICO CONTINUARÁ PRESO

El Tribunal de Sentencia Nº 2 de Quillacollo determinó, en cumplimiento al auto de vista de la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, determinó rechazar la solicitud de cesación de la detención preventiva solicitada por Torrico Leclere en el ‘caso mecánico’, ya que el 4 de noviembre de este año, Torrico solicitó la cesación de su detención preventiva argumentando que se debía considerar su derecho a la familia y su salud.

Para el Ministerio Público, Jhasmani, conocido también como el ‘abogado del diablo’ o el ‘abogado torturador’ es un peligro para las víctimas.

Vía Gente

Deja un comentario