La Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE), constituida en Tribunal Disciplinario, resolvió este miércoles extinguir el proceso disciplinario que se inició en contra de la exvocal Rosario Baptista, en diciembre de 2020, por la posible comisión de faltas graves y muy graves.

La determinación, según una nota de prensa del TSE, fue asumida debido a que Baptista ya no es “vocal en ejercicio de funciones”, luego de que renunció a su cargo el pasado 15 de noviembre ante el presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca.

“Asimismo, el TSE determinó, por unanimidad, remitir los antecedentes y actuados del caso al Ministerio Público, en el marco del artículo 247 de la Ley 026 del Régimen Electoral, y sea esa instancia la que determine la existencia o no de responsabilidad penal”, cita el comunicado.

En noviembre de 2020, la entonces vocal Baptista envió una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la que siembra dudas sobre el padrón electoral y le pide una auditoría indicando la “posible existencia de un bloque de data alterno, técnicamente reservado” y con “acceso privilegiado y secreto”.

Por eso “hay por lo menos un par de hechos que la Sala Plena ha considerado importantes: aquella carta que envió el 5 de noviembre afectó el proceso electoral (de 2020) que no había concluido, dado que todavía no se habían emitido las credenciales, porque se hizo recién el día 8 de noviembre, y aquella afirmación de la existencia de un equipo alterno, que, como todo el mundo sabe, no existió nunca, (entonces) resulta también una afirmación absolutamente falsa”, señaló hoy el presidente del TSE, Óscar Hassenteufel.

Deja un comentario