(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Omar Almazán, responsable de cáncer del HRSJD (Hospital Regional San Juan de Dios), informó a El Andaluz para las ultimas noticias de Tarija informó que desde que se implementó la unidad oncológica en pediatría, los cánceres en menores de edad, niños, se incrementaron o son más visibles.

En los últimos 18 meses, casi dos años, se tienen 20 nuevos casos en infantes, de los cuales el 80 por ciento son leucemias, después tumores cerebrales y linfomas.

Almazán dijo que el 65 por ciento son del Gran Chaco, por lo que se tiene una relación directa entre la producción hidrocarburifera y la enfermedad, pero no se tiene un estudio científico que lo corrobore.

La leucemia es el cáncer de los tejidos que forman la sangre en el organismo, incluso la médula ósea y el sistema linfático. Existen muchos tipos de leucemia. Algunas formas de leucemia son más frecuentes en niños. Otras tienen lugar, principalmente, en adultos.

Según la revista de salud Panamericana Scielo la leucemia aguda (LA) es la enfermedad maligna más frecuente en los niños, aunque no es común; su tasa de incidencia es de aproximadamente 4 por 100 000 en países desarrollados. Son pocos los factores de riesgo que se han identificado en relación con la leucemia en niños: la trisomía 21, la exposición a dosis elevadas de radiaciones ionizantes y la presencia de ciertas enfermedades raras, tales como la anemia de Fanconi, el síndrome de ataxias-telangiectasias y la neurofibromatosis tipo 1. Además, diversos estudios epidemiológicos han mostrado una clara asociación entre la leucemia aguda y la exposición ocupacional al benceno en adultos, particularmente en trabajadores de fábricas de caucho, donde el grado de exposición solía ser muy alto anteriormente. En cambio, ningún estudio ha apuntado a una posible asociación entre la leucemia en niños y la exposición al benceno; las concentraciones de benceno en el ambiente son sumamente bajas por comparación con las halladas en el ambiente de las fábricas de caucho. Por este motivo, un grupo de investigadores en Francia llevó a cabo un estudio encaminado a examinar la posibilidad de una asociación entre la exposición ambiental a hidrocarburos y el riesgo de leucemia en la infancia.

El estudio, de casos y testigos, se efectuó en varios hospitales. Se hizo una estratificación de los casos (280 niños con leucemia aguda) y testigos (285 niños sin leucemia) por hospital, edad y sexo. Los datos se obtuvieron mediante entrevistas directas estandarizadas con las madres de los niños que fueron efectuadas por médicos entrenados para esa actividad. Se indagó acerca de cualquier posible exposición a hidrocarburos en las distintas viviendas que hubiese ocupado la familia del niño desde el momento en que este fue concebido hasta la fecha del diagnóstico de leucemia o de la entrevista (en el caso de los testigos). La exposición in utero y la ex-posición después del nacimiento se analizaron por separado. Entre las fuentes de exposición contempladas figuraron la presencia de un taller de reparación de automóviles o de una estación de gasolina al lado de la vivienda. También se hicieron preguntas sobre la presencia en la vecindad (a menos de 50 metros de la vivienda) de calles muy transitadas,la ocupación de los padres y las actividades de la madre durante el embarazo.

Deja un comentario