Samuel V. T., de 31 años de edad, es el hombre que terminó violado por una turba enfurecida y un grupo de mototaxistas que acusaron al presunto agresor sexual de no pertenecer a su gremio. Según la Policía, Samuel, quien se hacía pasar por mototaxista, fue sorprendido violando a una joven de 23 años en el interior del monte. Este hecho ocurrió en el sector denominado como Bañaditos, zona Puesto Méndez, en el municipio de Montero, capital de la provincia Obispo Santistevan del departamento de Santa Cruz.

De acuerdo con el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Montero, José María Velasco Villarroel, el agresor sexual ofreció sus servicios de mototaxi a una familia de cuatro miembros que pretendían cruzar un punto de bloqueo para trasladarse a la ciudad de Cochabamba. Ante la necesidad, la familia contrató los servicios de tres mototaxis, entre ellos se encontraba el presunto violador, quien se ofreció para trasladar a la joven de 23 años. Pero ya en el trayecto se retrasó a propósito y se desvió de la ruta establecida, lo que movilizó a la familia de la víctima, a lugareños y a mototaxistas que lograron hallar el motorizado del denunciado estacionado a un costado de un camino vecinal, y al hombre lo encontraron en el interior del momento, completamente desnudo, agrediendo sexualmente a la pasajera.

FURIA DE LUGAREÑOS

El agresor sexual estuvo a punto de ser linchado por ciudadanos y mototaxistas, quienes aclararon que el hombre no pertenencia a ninguna asociación y lo que estaba haciendo era hacer quedar mal al gremio del transporte de dos ruedas. “Queremos aclarar que este violador no es mototaxista”, señaló indignado uno de los asociados.

Velasco confirmó que el presunto agresor sexual fue violador por los ciudadanos enfurecidos, quienes hicieron uso de palos para penetrar al acusado. “Tiene una lesión porque le introdujeron objetos”, sostuvo el jefe policial, al momento de recomendar a la población que evite hacer justicia por mano propia.

via gente

Deja un comentario