El sospechoso sacó un arma blanca para apuñalar al conscripto; sin embargo, camaradas del cuartel de la tercera división salvaron a su camarada al llegar a tiempo a su pedido de ayuda.

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Un soldado del cuartel de la tercera división del ejército en la comunidad de Los Sotos fue atacado con un cuchillo por un sujeto, quien se encontraba en estado de ebriedad, por lo que fue reducido por los camaradas del conscripto, por lo que el sindicado fue aprehendido en flagrancia y con el arma punzocortante.

De acuerdo con lo informado por fuentes policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), se conoció que en la comunidad Los Sotos, afuera de la puerta principal del cuartel de la tercera división del ejército de Bolivia en la comunidad de los Sotos (municipio de Villa Montes), un soldado que cumplía la orden de centinela fue atacado por un sujeto.

“La víctima formalizó denuncia en contra de J. R.R., por la presunta comisión del delito de Amenazas, pues el 18 de noviembre, el denunciante salió de su unidad para cumplir el puesto de centinela en frente de la plaza 24 de julio mientras pasaba ronda manifiesta que se le acercó un joven y le amenazó con un cuchillo de cocina”, dijo el policía.

Las amedrenta iones fueron en dos oportunidades, pues le dejo que iba a matarlo, por lo que en ese momento pidió ayuda a sus camaradas, quienes llegaron al lugar, pero el sindicado escapó; pero paso unos diez minutos y volvió de nuevo, por lo que ese instante fue reducido y además le quitaron el arma blanca.

Inmediatamente el personal de servicio de la FELCC se constituyó al lugar de los hechos a objeto de recabar información, el presente hecho se encuentra en proceso de investigación a cargo del asignado al caso.

“El sindicado fue trasladado en calidad de arrestado a celdas, en tanto la víctima formalizó denuncia por amenazas de muerte con arma blanca (…) El caso paso a conocimiento del Ministerio Público”, finalizó el informante.

Las amenazas son un delito o una falta, consistente en el anuncio de un mal futuro ilícito que es posible, impuesto y determinado con la finalidad de causar inquietud o miedo en el amenazado.

Las amenazas

Las amenazas deben ser creíbles y, además, pueden consistir en amenazar con un mal ilícito que, por su parte, puede ser o no constitutivo de delito.

Deja un comentario