El viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, César Siles, reconoció este lunes que hubo una falta de socialización con todos los sectores sobre las polémicas leyes que generaron protestas en el país y remarcó que esta situación tiene que ser analizada de manera interna en el Órgano Ejecutivo.

“Hay dos motivos que hay que estudiar profundamente en el interior del Gobierno. Uno es la falta de socialización de estas dos normas (que provocaron las protestas, una que en realidad todavía era) un proyecto y ahora una ley (en vigencia); entiendo que ha faltado la socialización y hay que hacer una reflexión interna sobre ello”, dijo Siles en una entrevista con La Razón Radio.

Durante el último mes, el Gobierno enfrentó dos conflictos que lo obligaron a retroceder. El primero fue ocasionado por un proyecto de ley contra ganancias ilícitas que estaba en pleno tratamiento legislativo y que luego, en medio de las protestas, fue retirado.

Luego, la Ley 1386, de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento del Terrorismo, provocó una declaratoria de un paro indefinido desde el 8 de noviembre; medida que todavía se cumple de manera parcial en algunas regiones en medio de nuevas demandas, como la abrogación de todo un “paquete de leyes” y la restitución de los 2/3 en el reglamento de debates de la Asamblea Legislativa.

Aunque, el presidente Luis Arce, el sábado, ya anunció que será abrogada la 1386 y envió de inmediato a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley de anulación de esa cuestionada normativa.      

Por lo tanto, “todas estas leyes que van a afectar al ciudadano común o podrían afectar al ciudadano común tienen que ser socializadas suficientemente, no basta con ponerse de acuerdo (solo) con ciertos sectores, sino con toda la población”, insistió Siles. 

Además, dijo que la Constitución Política del Estado “es sabia” porque incorpora “la posibilidad de convocar a referendos aprobatorios de ciertas leyes”. Y eso “creo que podría ser una opción que podamos manejar a futuro para este tipo de normas”, añadió.

Pero también identificó las “motivaciones políticas detrás de las movilizaciones” como un segundo factor de los conflictos.

Pues, “hay pedidos justos, pedidos que estamos escuchando, pero también hay pedidos que ya rozan en lo delincuencial (como cuando hablan) de tumbar al Presidente (o cuando lo) declaran como persona no grata”, señaló.

Deja un comentario