El cabildo cruceño decidió esta noche continuar con el paro cívico indefinido hasta la promulgación de la ley que abrogue la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y los asambleístas del MAS repongan en el reglamento interno la regla de los dos tercios en la Asamblea Legislativa.

El presidente del comité cívico Rómulo Calvo informó durante su discurso que, tras haberse reunido con sectores movilizados, entre ellos gremialistas y transporte pesado, también se ha decidido que en ese mismo lapso que demanda el trámite legislativo, también se abroguen otras leyes que demandan los sectores de la sociedad.

Afirmó que hay un paquete de leyes que buscan “asesinar la democracia” en la misma dirección de la Ley 1386, como la Ley 1407 que busca aniquilar las autonomías universitarias y de los gobiernos subnacionales.

Calvo dijo que el paro cívico indefinido no busca tumbar al presidente Luis Arce, sino exigir que el mandatario gobierne para todos los bolivianos porque “nadie le dio licencia para matar la democracia ni robarnos el presente y el futuro de nuestros hijos”.

Indicó que se mantendrán alertas ante cualquier disposición que atente a las garantías constitucionales y advirtió que no permitirán la existencia de un Tribunal Supremo Electoral diseñado para que el MAS nunca pierda una elección.

“Señores parlamentarios masistas, Bolivia somos todos, no son los cocaleros del Chapare, no solo son las Bartolinas, bolivianos somos todos”, manifestó en su discurso ante una masiva concentración instalada a los pies del Cristo Redentor.

Exigió al gobierno evitar el genocidio cultural de los pueblos indígenas del oriente, atendiendo a los indígenas que hace dos meses están reclamando atención del gobierno nacional en Santa Cruz para que se protejan sus tierras del avasallamiento.

A tiempo de exigir que se alimente la unidad en torno a las demandas de los sectores, advirtió que está en juego la libertad y la democracia, por lo que pidió a los sectores que la resistencia sea ordenada y sostenida en el tiempo.

Destacó el valor del pueblo de mantener un paro que ha cumplido siete días y de resistir las amenazas de persecución, defenderse ante la infamia y la manipulación dirigida por el gobierno central. “Han sido siete días de sacrificio, de dolor y de luto, se han utilizado recursos públicos para agredir al pueblo e incluso se utilizaron bienes incautaron al narcotráfico para transportar milicias de odio destinadas a alentar el enfrentamiento entre bolivianos”.   

Deja un comentario