La trayectoria del afanado político y sindicalista Filemón Escobar (1934-2017) fue reconocida por la Cámara de Senadores. Su esposa Olga Vásquez lo recordó como un “gran luchador”, que murió con un sentimiento de “frustración” y “traición” por miembros del Movimiento al Socialismo, instrumento político que había fundado.

No fue la bancada del MAS que en su memoria le otorgó la condecoración «Ana María Romero de Campero», una distinción honorífica que se concede a las personalidades destacadas en la defensa de la democracia, los derechos humanos y las luchas sociales, sino dos senadores de Comunidad Ciudadana: Cecilia Requena y Santiago Ticona.

Escobar, más conocido como Filipo, fue uno de los fundadores del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP) y mentor del expresidente y actual líder del MAS, Evo Morales. Acompañó a esta fuerza política hasta que en 2002 se produjo la ruptura política entre Morales y Filemón.

Este miércoles en una sesión del Senado, los legisladores Requena y Ticona entregaron a la familia de Filemón Escobar la distinción. Su esposa lo recordó como un “gran luchador hasta el último día de su vida, para ver un verdadero cambio en Bolivia”.

Reveló que su compañero de vida se sintió “frustrado, tal vez engañado” porque en el partido que había impulsado se introdujo gente que al final logró alejarlo de ese proyecto político que junto a otros líderes había gestado.

“Él ha sido el propulsor, el que impulsó desde las minas desde el Chapare, ha querido crear un partido que sea de los mineros, de los campesinos, que sea de la gente pobre, pero hubo gente que se inmiscuyó y ha hecho más bien que Filipo salga de ese proyecto (MAS) y ha sido traicionado prácticamente”, relató Vásquez.

Acotó que Filemón “ha tenido que soportar estoicamente lo que ha venido después, toda la frustración por la que había luchado”, sostuvo.

Se manifestó porque todavía hay gente que reconoce el trabajo de quienes los antecedieron para lograr la democracia en el país. Manifestó su deseo de que siempre se trabaje en favor de los derechos humanos, “que no se ultraje a la gente, que no se apresa, que haya más libertad. Tenemos que luchar todos para que la patria sea diferente”, sentenció.

Tras mucho tiempo después del alejamiento del MAS y a medida de los años de Gobierno se convirtió en uno de los críticos de la gestión de Evo Morales, pero en particular de quienes no habían fundado el IPSP, pero que se habían mantenido en el poder como el exvicepresidente, Álvaro García Linera; el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, entre otros.

Deja un comentario