María J. M., de 23 años de edad, fue atacada con un cuchillo por su expareja cuando se hallaba en la ducha de su domicilio, situado en el municipio de Buena Vista del departamento de Santa Cruz. El hecho ocurrió el fin de semana pasado en presencia de dos niños, de 4 y 9 años, hijos de ambos.

Afortunadamente, María logró salvar su vida, a pesar de las puñaladas que recibió. Actualmente la mujer se recupera en la unidad de cuidados intermedios en el hospital de segundo nivel de Yapacaní.

“Ya me había separado de él porque era agresivo y machista, me prohibía ponerme ropa que me gustaba, me obligaba a estar con él, me decía que, si no estaba con él, no iba a estar con nadie”, relató la víctima.

El acusado del salvaje ataque, identificado como Rubén Cuéllar, de 32 años de edad, fue pareja de la víctima durante diez años, tuvieron dos hijos, pero la relación terminó hace un mes a raíz de la actitud machista del hombre. La joven madre asegura que se defendió de su agresor, quien la atacó con un cuchillo de cocina causándole varias heridas punzocortantes en el rostro, en las manos y una herida profunda que actualmente compromete su pulmón derecho.

El hecho está siendo investigado como feminicidio en el grado de tentativa seguido de suicidio, según informó el comandante de la Policía de Yapacaní, Juan Carlos Arnés.

Luego de apuñalar a su expareja, Cuéllar también intentó quitarse la vida, causándose varios cortes en su cuerpo.

Deja un comentario