Un día después del acuerdo nacional que “congeló” el precio de la carne, la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) se declaró en emergencia en rechazo al cierre de los centros de remate, tal como acordaron el martes el Gobierno y la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol).

En un comunicado, el sector ratificó su posición de que los precios de la carne de res deben mantenerse sin cambios. Sin embargo, expresaron su “profundo rechazo a la decisión de pretender cerrar los centros de remate, siendo que estos son uno de los canales más transparente y ágiles con que cuentan los productores y demandantes de ganado, los cuales se encuentran extendidos en todos los departamentos productores de ganado”.

Deja un comentario