La defensora del Pueblo, Nadia Cruz, informó este miércoles que en los inmediato presentará un recurso de Acción de Libertad para que la Justicia ordene la interrupción del embarazo de la niña de 11 años que fue llevada a un albergue por personeros de la Iglesia Católica para garantizar que continúe con su estado de gravidez.

“Hemos presentado una Acción de Libertad contra las defensorías de la Niñez y la Adolescencia de Yapacaní y Santa Cruz de la Sierra, el Arzobispado de Santa Cruz y el Hospital Percy Boland a fin de que la justicia constitucional ordene a las defensorías cumplir con acciones de protección a fin de reencaminar el proceso de interrupción legal del embarazo de la menor de 11 años”, informó en una conferencia de prensa en La Paz.

La segunda acción tiene que ver con la solicitud de la Defensoría del Pueblo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de medidas cautelares “para que el Estado asuma medias de protección y salvaguarda en favor de la niña.

La niña fue violada por el padre de su padrastro en el municipio de Yapacaní, departamento de Santa Cruz. Sus dos hermanas también fueron ultrajadas sexualmente. Inicialmente la familia de la víctima había autorizado la interrupción del embarazo, pero después desistió tras visitas –se denunció- de personeros de la Iglesia Católica.

“Finalmente, la Defensoría, ante la gravedad del hecho y principalmente desprotección de las niñas en Bolivia, está presentando una acción penal contra el personal médico del Hospital Percy Boland, servidores públicos de las defensorías de Yapacaní y Santa Cruz, Conferencia Episcopal de Santa Cruz y contra la madre por los delitos de incumplimiento de deberes, desobediencia a resoluciones en acciones de defensa y de inconstitucionalidad y trata de personas con fines de disposición del ser humano con o sin fines de lucro, con fines de embarazo forzado con fines de guarda o adopción”, explicó.

Según Cruz, la sanción por estos delitos tiene entre 15 y 20 años de cárcel.

El martes, la niña de 11 años violada y embarazada por su abuelastro fue dada de alta de la Maternidad “Percy Boland” y permanecerá en un hogar de acogida. “Se cumplirá las promesas de “sanar a la niña” en la parte médica y psicológica, afirmó el delegado Episcopal de Salud de la Iglesia Católica, Víctor Hugo Valda, quien también asesora a la familia de la víctima.

Deja un comentario