De cara a la festividad de Todos los Santos, la Alcaldía de La Paz realizó operativos en hornos en algunos encontró ratones muertos y heces de los roedores entre los panes duros, pero también se evidenció que no todos los trabajadores portaban indumentaria adecuada.    

“Hemos podido detectar presencia de ciertas irregularidades, hay utensilios en mal estado, panes secos que tiene presencia de roedores y otros vectores que demuestra la falta de inocuidad; hemos procedido a la clausura, suspensión de dos actividades”, afirmó el secretario municipal de Desarrollo Económico, Marco Agramont, citado por la Agencia Municipal de Noticias de La Paz.

Pidió a propietarios de los negocios cumplir con las medidas de inocuidad alimentaria.

La autoridad precisó que 20 hornos fueron inspeccionados y 130 kilos de panes fueron decomisados, también se confiscaron utensilios como latas de hornear rotas, ollas sin agarradores y cubiertos sucios.

Agramont aseguró que la próxima semana, para Todos los Santos, habrá operativos reforzados en los 538 hornos de la ciudad para verificar la calidad del servicio.

El intendente Esteban Carrasco informó que en la zona de Cotahuma se encontró un negocio que tenía panes duros y roedores muertos debajo de canastas; explicó que en muchos casos, muelen los horneados endurecidos y los venden a otros negocios de comida que hacen milanesas.

Dijo que el personal municipal entregó formularios de suspensión de la actividad infractora y será la Subalcaldía de Cotahuma la que determine si corresponde la clausura o una sanción pecuniaria.

Carrasco agregó que en algunas panaderías encontraron a trabajadores con chinelas y recordó que para el trabajo en hornos se debe usar mandil, zapatos adecuados, gorro y barbijo, que son normas sanitarias de inocuidad.

Deja un comentario